domingo, 24 de octubre de 2010

MARXA BTT MANLLEU 2010

La marxa ha ido mu bien y mu mal jejeje. Ha ido bastante gente y la verdad que se veían unos tipines que no veas. El company y yo nos hemos puesto en primera linea de salida y enseguida que ha sonado el petardazo nos hemos enfilao por las calles de Manlleu. Hemos tirado delante dándonos relevos como buenos carreteros jejeje hasta que el municipal de la moto nos ha dejado colgaos y nos hemos perdido jeje.

Hasta que hemos encontrado el camino bueno con las señales nos hemos colado 2-3 veces. Enseguida que ha empezado el camino nos hemos puesto delante y como los primeros km eran pisteros hemos podido meter desarrollo y nos hemos empezado a distanciar....yo estaba alucinando, ibamos muy bien y pedaleando con muxas ganas. Hemos pasado por el 1er control (KM15) los primeros con media de 23 y las piernas funcionaban. Lo que no funcionaba era la bici ya que no he podido cargar el plato a partir del km8 aprox. Además se me metía la cadena entre el plato mediano el grande y se clavaba con lo que tenía que pedalera al revés o bajarme para desclavarla con la mano...eso ha sido horroroso y en ese aspecto he acabao amargao.

Hasta el km 27-28 hemos ido juntos y en cabeza sin nadie a la vista, la sensación era buenísima y ibamos motivadísimos...estrenando el mallot de la BPB en una marxa de btt jejeje por que era la única equipación que tenemos igual.

En una bajada me he distanciado y ya he ido solo hasta casi el km 50 (eran 58 pero en mi cuenta han salido 62)...cruzando mchos rios, con paisajes muy bonitos y pedaleando por senderos guapísimos...también corriendo por que había zonas impracticables con subidas por piedras que yo por lo menos no podía subir.

Luego ha llegado la zona de los rampotes, marcado en el suelo un 19% y luego un 24%...tela marinera y después un trialerón de bajada que me ha hexo poner varias veces el pie en el suelo. Había barro, piedras mojadas, zonas de hierba, vacas en mitad del camino jejeje.

Total que justo saliendo de la última parte corriolera, por el km 50 o casi, cuando quedaba la zona de pista que a mi es lo que me ayuda más, me ha cogido Arnau, un chico del club independent...(el coneixes Ada??), le he dejado pasar y en la zona de pista he intentado ir a por él pero con el plato mediano y el piñón pequeño me era imposible cogerlo. En un cambio de rasante y aterrizando de un saltito, no se como se me ha puesto el plato solo y allí me he podido acercar hasta que en una bajada lo he alcanzado. 
Hemos ido junto un rato pero a mi las piernas me iban como locas con ese desarrollo y iba incómodo. Para colmo se me clavaba la cadena y yo chillan¡do "joderrr" jejeje parecía estar poseido jejeje.Hemos empezado a doblar a gente y claro el chaval iba fino fino, así que me ha cogido de nuevo unos metros y por más que yo me apretaba ya no he podido cogerlos de nuevo, lo veía pero no daban los pedales jejeje.
La verdad que se ha pegado un apretón de lindo por que yo he ido controlando todo el tiempo si venía gente por detrás y había zonas que la visión alcanzaba a lo lejos y no veía a nadie y luego zassss, collejón jejeje.

Yo pensaba que partía la cadena en cualquier momento pero dentro de lo malo ha aguantado así que guay. Al final no ha llegado al minuto la diferencía por que le he preguntado y había hexo 3h31' y yo 3h y casi 32'.

En la web decían que nadie bajaría de 3h30' y casi lo conseguimos...uiiiiii jejeje.

Total que super contento por quedar ya que no me lo esperaba para nada así que muy animado para participar en alguna más. Y también mu contento por el company que ha llegado 3º así que día completo.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Australia no se parece a ningún otro lugar de la tierra. Desde la delicada belleza de la Gran Barrera de Coral, a los ásperos territorios del interior, es un país de contrastes y contradicciones. La historia australiana no tiene parangón en la antigüedad, una historia tan larga como el aislamiento al que la somete el implacable mar. Un continente asolado, único por su biología, su paisaje y sus gentes.



Así empieza uno de los muchos documentales que he visto sobre Australia sentado en el salón de mi casa. Desde siempre he sentido atracción por esta inmensa isla y muchas son las buenas razones que han hecho que este completamente enamorado de ella. 

En 2008 cumplí un sueño y me fui a vivir allí, el que sin duda ha sido hasta ahora, el mejor año de mi vida. 

Brisbane se encuentra al este de la Gran Cordillera Divisoria, al sureste de la cordillera Taylor y muy cercana a la bahía Moretón. Es la tercera ciudad más grande de Australia y capital del estado de Queensland.



Por aquel entonces ya pensaba en poder cruzar algún día el continente montado en mi bicicleta. Por un lado parecía una locura puesto que allí las distancias son enormes y dada la poca población que hay, algo más de 20 millones de habitantes para casi 8 millones de km cuadrados, sabes que puedes estar mucho tiempo solo y quizas no sea algo atractivo o como mínimo, algo que busque la mayoría de la gente pero para mí y en esta ocasión en concreto, ha sido mi principal motivación.

Durante aquel año pude moverme en bicicleta por los alrededores de la ciudad alimentando mi ilusión por conocer más y más todo aquello que me rodeaba. Junto con mis amigos Ash y Eli salíamos dando pedales de la urbe para adentrarnos por carreteras, en varios de los parques nacionales que teníamos tan cerquita de casa. 
La cosa fue más allá cuando junto con Mónica, Gloria y Damiano hicimos el viaje más impresionante que he hecho hasta el momento. Primero volamos a Arlie Beach para pasar tres días con un velero por el Parque Nacional de las islas Whisundays. Luego tren hasta Cairns donde alquilamos una autocaravana y condujimos por toda la costa este hasta el Parque Nacional de Daintree. Más tarde hasta Darwin en el norte atravesando km y km de pistas de tierra bordenado el Golfo de Carpentaria para luego cruzar todo el Outback (el interior remoto y semi-árido de Australia) hacia el sur y llegar a Melbourne por la famosísima Great Ocean Road desde Adelaide. El viaje concluyó con una visita, también en autocaravana, a Tasmania y para cuando volvimos de nuevo a la ciudad yo ya tenía claro que alguna vez volvería a hacer algo parecido pero con mi bicicleta….

PERTH-BRISBANE...AUSTRALIA DE PUNTA A PUNTA EN BIBICLETA

2010, se acerca el verano y tengo la necesidad imperiosa de viajar, desconectar de todo e irme solo a encontrarme conmigo mismo. La idea que había tenido hacía un par de años empieza a cuajar y ahora se dan todas las condiciones para poder aventurarme en este proyecto.

Me pongo manos a la obra y empiezo a dibujar posibles rutas, contar km y días de vacaciones y a buscar información como un loco. Llevaba tiempo dándole vueltas al asunto pero no es hasta casi 2 meses antes de mi marcha que empiezo a mover fichas y hago algunas compras de material.
Ya tengo mi carrito Bob Yak pero hay un problema, ninguna de las bicis que tengo me servirá para lo que quiero hacer y menos para llevar todo el peso que he de cargar. 
Los números se empiezan a disparar así que barajo la posibilidad de que alguien me pueda echar una mano en este aspecto. Mi buen amigo Albano me aconseja que vaya a hablar a Probike, me dice que seguro que me ayudarán así que como no tengo nada que perder me voy directo….

….se portan fenomenal conmigo y aceptan colaborar en este proyecto. Javier me atiende varios días para poder conseguir todo lo que necesito y finalmente conseguimos equipar perfectamente una Specialized Tricross y también me equipan a mí con un buen surtido de ropa made in Probike.


También me consiguen las cajas necesarias para poder embarcar todo en el avión y todo el material de repuesto necesario para que no me falte de nada durante la travesia.

Tras poner todas las posibles rutas sobre la mesa, decido empezar en Perth (costa oeste) y acabar en Brisbane (costa este) porque así podré visitar a los amigos que dejé allí un par de años atrás y porque no he visto nada de aquel lado de Australia.



Esto sería, más o menos, lo que saldría hacer la misma ruta por Europa



Contacté con Iván Faure, un trotamundos que ya ha pedaleado mucho por varios países de todo el mundo y que seguro me podría dar buenos consejos. 
Tras su regreso de una de sus aventuras pudimos cuadrar un día y vernos para charlar sobre el tema. Sus consejos me fueron muy bien y pude anotar detalles que se me habían pasado por alto.

Ya estaba todo, el billete de avión, el backpacker en el que me alojaría a mi llegada a Perth, todo el material testeado y empaquetado y sobretodo una gran dosis de ilusión por empezar cuanto antes.

19 de Agosto del 2010, me había despedido de toda la gente que quiero y estaba solo en el aeropuerto del Prat de Barcelona. Estaba nervioso pero no por el viaje, sino por que llevaba muchísimo peso y si me cogían me tocaría pagar una buena morterada.



Tuve suerte y cuando hice el check-in me tocó una chica simpatiquísima que no me hizo pesar nada así que estupendo, el viaje no podía empezar mejor.

Ahora estoy tranquilo esperando en la puerta de embarque



El vuelo pasa por Milán donde hicimos una breve parada y luego directos a Singapore. Vuelví a volar con Singapore Airlines y se me volvío a hacer corto. 
Ya me iba cargando de hidratos para lo que me esperaba jejeje





Había salido un jueves a las 10 de la mañana y he llegué a Perth el viernes siguiente sobre las 15h. Sin perder mucho tiempo me acerqué a una compañía de teléfonos que había en la misma Terminal y adquirí un número para usar el móvil en caso de emergencia. Acto seguido, y después de revisar un mapa, salí a la calle para montar el tenderete…





No me lo acababa de creer, estaba de nuevo en Australia, solo y apunto de escribir algo nuevo en mi CV con letras mayúsculas. 



No me quedaban muchas horas de luz así que enseguida me puse a pedalear hacia el centro



Dios que sensación, ahora si que empezaba esto!!! Tocaba ir por el carril izquierdo y a la vez que pedaleaba me despejaba de tantas horas de avión. Pregunté a un chico si había algún modo de llegar al centro por alguna vía secundaria para ir más tranquilo y me mandó a través de una zona residencial que me brindaba estas vistas…



Primer día y ya llevaba casi 50km aunque ya casi había llegado.



Y aquí su Torre Agbar particular jeje



Me encontraba algo cansado y hambriento pero ya llegaba al backpacker. Me dieron la llave y subí a buscar mi habitación.



Me di una ducha y a pesar de la fiesta que tenían montada los de la habitación de al lado, enseguida me quedé dormido.

Sábado, tocaba ir de compras para completar mi equipaje. Agarré la bici con el carrito y me fui de paseo por la ciudad.

Aquí es donde pasé las 2 primeras noches



Aquí pude encontrar los fongoncillos, una sillita de camping, y algunas cosas más…



Mientras pedaleaba iba tomando instantaneas…







Y de pronto….



Menuda tromba de agua que cayó durante unos 20’. Esta es una de las cosas típicas de aquí, que puedes pasar de tener un día fabuloso a tener que ir a cobijarte bajo un techo por que aparece alguna nube de la nada, descarga y vuelve desaparecer.

Perth esta situada en el estuario del rio Swan. Cuanta con 1,5 millones de habitantes y es una de las áreas metropolitanas más aisladas de la tierra. La ciudad más cercana con más de un millón de habitantes es Adelaida, que se encuentra a 2.104 km de distancia.



Al igual que Brisbane, cuenta con grandes zonas verdes en las que la gente pasa gran parte de su tiempo libre, bien sea haciendo deporte, disfrutando de una BBQ con la familia, paseando…





Hay muchas zonas habilitadas para correr o pedalear envueltos de un bonito paisaje.







Los rascacielos pertenecen al CBD (Central Business District), la zona donde se encuentran las oficinas y el centro comercial. 
Estas fotos están tomadas desde el parque de la Esplanade, a orillas del rio Swan.











El hambre apretaba de nuevo así que mejor sitio que este para comer un poco de sushi.





Había comprado todo lo que me faltaba así que por último me fui a la comisaría para informarme sobre algunos aspectos a tener en cuenta antes de abandonar la ciudad y también para que me aseguraran si las vías que iba a seguir eran buenas y que no fuesen de prohibida circulación para ciclistas.





Por la noche tocaba organizar todo el material y hacer recuento para asegurarme de que no me dejaba nada. Todo suelto por la habitación está muy bien, pero cuando has de colocar todo esto en el carrito….



La comida…



La ropa…



Las herramientas…



Después de todo el día para arriba y para abajo y de dejarlo todo en su sitio caí redondo. Además me puse el despertador bien pronto ya que a eso de las 6:15 estaba saliendo por la puerta del backpacker.



Aún no había luz y después de haberse pasado casi toda la noche lloviendo, la temperatura era bien fresquita. Daba igual, aunque hubiese estado lloviendo tenía unas ganas locas de ponerme a pedalear y salir de la ciudad para rodearme de naturaleza.

No había nadie por las calles…



Iba en busca de la Brookton HWY. Esta me llevaría hasta Hyden que es el pueblo donde se encuentra la Wave Rock, mi primer objetivo del viaje y que luego ya vereis.





Enseguida empezaban las primeras rampas convirtiendo esta primera etapa en un día muy duro de pedaleo. Es cierto que era el primero, yo estaba fresco a pesar del viaje pero todo y con eso, hubo muchos tramos en que lo pasé bastante mal. Nunca había cargado tanto peso en el carro y menos aún había hecho 150km arrastrándolo. Entre carro y bici, un peso aprox de casi 60kg.









Apenas sales del área metropolitana te das cuenta que todo tarda más en llegar…gasolineras, pueblos…

Ya llevaba unas cuantas horas pedaleando y el cuerpo pedía gasolina así que cualquier sitio era bueno para parar a comerse un bikini de crema de cacahuete.



El paisaje iba mejorando con el paso de los km y cada vez me alejaba más del bullicio y el gentío para pedalear por zonas muy tranquilas y solitarias.
Las carreteras adoptaban formas rectilíneas y en lugar de curvas se daba paso a grandes ondulaciones del terreno.











Las fotos no hacen justícia de la variedad intensa de colores que se podían apreciar allí.


Después de algo más de 7h de pedaleo y casi 150 durísimos km llegaba a Brookton.



Era pronto pero decidí quedarme allí para pasar la noche. Era la primera que estaba fuera y quería calcular lo que tardaba en montar y organizar todo. Los días anteriores no presté mucha atención en ver a que hora anochecía así que tomaría referencias de todo.

Y este fue el sitio escogido, una mini esplanada cercana a un camino y alejada a unos 200m de la carretera que tenía que seguir al día siguiente.





En este primer día aprendí que no tenía que parar a comer tan pronto y aprovechar más las horas de luz para los días siguientes. También me di cuenta de que no llevaba ropa suficiente para pasar la noche cómodamente. Llevaba un saco que aguantaba los 5ºC y según lo que leí por Internet, las temperaturas no bajarían de 3-4ºC así que pensé que sería suficiente. Total que al ir apagándose el día me metí en la tienda e intenté descansar…





…cosa que me fue totalmente imposible. Mallas largas de invierno, una camiseta térmica de manga corta, una de manga larga encima, un chaleco, gorro y los guantes largos fueron insuficientes para evitar el sentirme entumecido durante toda la noche. La tienda parecía una cubitera, la humedad la dejó completamente empapada. Primera noche y primera lección aprendida así que durante el siguiente día había que encontrar algo para solucionar este contratiempo.

El sol apretaba por la mañana y no era el único que madrugaba para tomar la carretera.









Impresionan eee!!! Son los conocidos Road Trains y con los que compartiría muchos muchos km durante mi viaje. Los conductores, algunos más simpáticos que otros y algunos un tanto temerarios, normalmente saludaban y de vez en cuando les pedía que tocaran el claxon y ellos respodían.

En una ocasión me tiraron al suelo. Uno me adelantaba y otro venía de cara y claro como te pasan despacito…imaginaros un trasto de estos a un palmo del manillar, la ventolera es tal, que con un poco de mala suerte pues acabas en el suelo. Por suerte todo quedó sólo en eso.

Yo seguía mi andadura hacia Corrigin, el próximo pueblo.



Una estampa típica



Y otras también comunes. Aún no se el porqué de este tipo de arte jeje, pero por lo menos curioso es jeje.





Por fín empezaban a suavizar las pendientes así que a ratos podía rodar bastante rápido.





Los Equidnas podían hacer acto de presencia en cualquier momento jeje. Son mamíferos parecidos a los erizos pero que pueden llegar a medir 50cm y que se alimentan de hormigas. Por el día es más complicado verlos ya que son de actividad nocturna pero siempre puede haber algún despistado jeje. Sólo habitan la isla de Nueva Zelanda y Australia así que siempre está bien tener la oportunidad de ver cosas nuevas.



Se acercaba la hora de comer así que a mi paso por el pueblo de Corrigin hice una parada para reponer fuerzas.





Y no sólo me tomé un descansito sino que me fui de compras jeje. Sabía que a partir de aquí sería complicado encontrar algo para combatir el problema del frío por las noches. Me puse a buscar y tuve la suerte de encontrar una ferretería donde pude comprar el único saco de dormir que les quedaba.
2 sacos de dormir!!!! Ya se que pensáis que parece absurdo pero os aseguro que fue la mejor compra que hice. Dormía con el mío dentro de este y se acabó el sufrir por frío, o al menos tanto.



Me di una vuelta corta por el pueblo y de nuevo en marcha.







Esta vez aguanté pedaleando hasta las 5pm. Eso sería lo que intentaría hacer todos los días que pudiese. Pedalear hasta las 5pm para que a las 6pm que ya era de noche, tenerlo todo preparado y empezar a cenar. Durante ese día me pasaron cosas muy graciosas y no tanto con los algunos animales. Vi muchas ovejas que salían corriendo asustadas al verme pasar por la carretera. A la que una arrancaba a correr el resto detrás como locas y cuando vas todo el día solo, juegas y le hablas a todo jeje. Un montón de águilas y cuervos nutriéndose de los cuerpos que prmanecían sin vida sobre el asfalto, conejos atravesando el asfalto a ciegas, kangaroos atropellados en los arcenes y lo peor del día….los contínuos ataques de los Magpie. Son pájaros parecidos a las Urracas que tenemos aquí y son muy territoriales. El problema es que cuando están anidando y pasas cerca, lo más probable es que te lleves algún picotazo o como mínimo un susto por que muchas veces ni si quiera los ves venir. En una de las persecuciones, que a veces duraban más de 1 km, un de ellos me vino de frente y me dio de pleno en la cara. Suerte que llevaba las gafas, que quedaron dañadas, que sino igual aún estoy buscando mi ojo por allí jeje.











Bueno después de todo esto llegó la hora de parar y montar la tienda. Mirar que vistas cuando abría la ventana de mi casita jeje…







Casi al final de la etapa mientras pedaleaba por una recta larga sentí un crujido fuerte y noté que la rueda trasera cimbreaba. Seguí pedaleando y me di cuenta de que la rueda iba de lado a lado. Como estaba cansado y primero era montar la tienda y cenar, decidí echarle un vistazo por la mañana. Se habían roto un par de radios y no era un problema por que llevaba de recambio pero del peso que llevaba y el haber aguantado un tramo para buscar sitio donde acampar hizo que la llanta quedara un poco doblada y me fue imposible dejarla completamente alineada.





La cosa pintaba mal. Estaba a tan solo 14km aprox. de Hyden pero no quería pedalear con la rueda así. El problema no era el ir así con la rueda sino que el ir en esas condiciones y con tanto peso podría acabar de doblar la llanta con algún bache y entonces si que sería un problemón.

Oí el ruido de una camioneta que se acercaba y salí corriendo a la carretera. La paré y le comenté si me podía hacer el favor de acercarme a Hyden. Ningún problema, montamos la bici en la camioneta y de charreta al pueblo.



Me dejaron en esta gasolinera y me despedí de ellos



Al sol y bien sentando seguía probando el dejar la rueda en mejores condiciones pero no había manera.



Como me estaba poniendo nervioso opté por la opción de dejar todo el lastre en la gasolinera y irme con la bici a ver la Wave Rock que era para lo único que había venido a este pueblo. 
La mujer de la gasolinera, amablemente, me guardó las cosas y yo me fui más tranquilo de excursión.



La tienda de la entrada no tiene desperdicio.



Y aquí es donde me encuentraba y de donde venía.



Y ahora pasen y vean





Busquen las 7 diferencias jeje





La Wave Rock constituye un acantilado de granito de unos 14m de alto por 110m de largo. Su forma redondeada ha sido causada por la intemperie y la erosión del agua. Se dice que su origen databa de 60 millones aproximadamente.
Esa gama de colores es causada por la lluvia y al agua de los manantiales que en contacto con la roca en los meses más húmedos lava los depósitos químicos formados por carbonatos e hidróxido de hierro dando como resultado rayas verticales en las gamas de grises, rojos y amarillos.

Desde lo alto de la roca se puede obtener una buena panorámica de la zona que la rodea.



Aquí me quedé sentado un rato simplemente observando y acabándome de creer donde estaba. Parece una tontería pero tuve esa sensación varias veces. Sabía lo que estaba haciendo pero no me lo acababa de creer y cuando me sentaba en algún sitio en silencio a observar el paisaje….inexplicable!!

Antes de abandonar la zona pude dar una vuelta por un circuito de unos 3-4km alrededor del parque. Había sitios un tanto tétricos pero tenían su encanto.





Este es el Lake Magic, un lago natural de agua salada en el que te puedes bañar tranquilamente. Yo no lo probé por que no hacía tanto calor pero hubiera estado bien.







Una vez acabada la visita tocaba volver a Hyden. Tenía que encontrar la manera de arreglar la bici o de conseguir que alguien me llevara a algún pueblo que tuviera una tienda de bicis o algo parecido. Me quedé en la salida del pueblo y mientras intentaba dejar la rueda lo mejor posible, buscaba conductores amables que me llevaran jeje



Tras varios intentos fallidos….



Menuda suerte que tuve. Este era el único autobús que pasaba por allí y me dijeron que la frecuencia es de cada 4 días. Creo que me tocó pagar $30 pero no me importó para nada. El único problema era que evidentemente no iría por la zona de pista que quería hacer yo y me desvié de la ruta 400km al sur para ir a Esperance.
Por otro lado me ahorré un día de lluvias, poco intensas pero bueno suficientes para acabar bien mojado.



Era una lástima por que realmente me apetecía cruzar esa zona desolada a través de Forrestania pero con la bici así no era lo más sensato. Además tampoco estaría mal ir al sur y ver un poco las playas de allí.
Durante el trayecto me senté cerca del conductor y fuimos todo el tiempo hablando. Yo me iba informando y él me preguntaba cosas acerca de mi viaje. John, que así se llamaba, llamó a una tienda que conocía en Esperance para ver si estaría abierta para cuando llegáramos nosotros pero sería tarde así que me tocó hacer noche allí e ir a primera hora del día siguiente a la tienda.

Pasé la noche en un caravan park donde compartí mesa cenando con Marc y Devy, una pareja de Melbourne que estaba haciendo ruta con su 4x4. Acabé con mi cena y con la suya jejeje. Habían cocinado macarrones para un pelotón entero así que me puse hasta arriba. Luego llegaron Yong y Kyang, dos amigos coreanos que venían de Perth sólo para pasar unos días aquí y con los que también estuve hablando un rato mientras compartíamos la cena…hay que probarlo todo jeje. 
Cosas curiosas de la vida, mientras cenabamos comenzó un programa de televisión que hablaba del Camino de Santiago y los coreanos, que conocían algo acerca empezaron a preguntarme un montón de cosas el camino y de España jeje.

Era tarde y me fui a dormir. Al día siguiente quería levantarme pronto y dar una vuelta por la playa antes de que abrieran la tienda.







Eiii, os habéis fijado bien? Si si, lo que hay en la arena es una foca bien grande. Mirar que bonita





No quise bajar a la arena para no molestarla pero me quedé un buen rato allí observándola. Estas son las cosas que más me gustan de los sitios así. Esa facilidad de poder ver animales a los cuales estoy acostumbrado a ver en los documentales o como mucho encerrados en un zoológico.

Ya iba siendo la hora de ir a la tienda, tenía que arreglar la rueda pronto y ponerme en marcha. Empezaba a agobiarme pensando en que iba retrasado y que tendría que apretar para recuperar el tiempo perdido. Según los calculos tenía días suficiente pero claro después de haberme pasado esto en la segunda etapa y con tantísimos mk aún por recorrer, es inevitable darle más vueltas a la cabeza de lo necesario.

Chris consiguió dejarme la rueda bien. Estaba bien doblada y me dijo que no pusiese peso encima del portabultos. Las llantas no eran tan robustas para soportar tanto peso así que después de salir de allí, entré en el menú de ajustes y cambié la configuración del equipaje de la bici jejeje





Así iría el resto del trayecto, sólo llevando en el portabultos las dos esterillas y el trípode en lugar del petate con la tienda, los sacos y algo de ropa.



Bueno había que ponerse de nuevo a pedalear y ahora tenía 200km hasta Norseman, primer punto psicológico de la ruta





El día pintaba mal, el viento soplaba con fuerza y las nubes con tono gris oscuro amenazaban con descargar de un momento a otro. Paré en cualquier sitio para llenar un poco el depósito.



Solía pedalear todo el tiempo y sólo paraba para ir al “baño” o para comer algo tranquilamente. Las rectas onduladas se hacían muy largas y necesitaba parar en una taverna a comprar una bebida energética.





Además el tipo de asfalto no ayudaba nada. Las carreteras no son lisitas como la mayoría de aquí. Son como un conglomerado de piedra que te deja los brazos muy fatigados al final de cada jornada y evidentemente la bici no rueda igual.



Todo y con eso, era la mejor etapa de las que llevaba. Salía a las 10am de Esperance y cuando me paraba a las 5pm llevaba 160km. Había rodado a una media algo superior a los 24km/h y ya acumulaba más de 22h de pedaleo.Y además me entretenía mirando escenarios como este.



Ya era hora de parar y buscar sitio para pasar la noche.





Y para cenar. Tocaba arroz con nuddles.



Por las noches siempre repasaba la ruta, los km que tenía que hacer, el tiempo que me podría llevar según como iba viendo el terreno. Supongo que era una manera más de entretenerme.
Me llevé un par de libros y fue un peso totalmente inncesario. Después de los tutes durante el día no me quedaban ganas de ponerme a leer y encima con el frontal.



Y luego me quedaba en la más absoluta oscuridad. 



Alguna noche podía escuchar a mis visitas. Supongo que atraídos por el olor de lo que había cocinado, los Bandicuts venían algunas noches a rascar la arena por debajo del faldón de mi tienda. Son unos mamíferos marsupiales algo más grandes que las ratas y por los que no había que preocuparse lo más mínimo.



Por la mañana daba mucha pereza cambiarse. Todo estaba helado y fuera hacía mucho frío pero aún y así, procuraba salir pronto para tener el máximo de horas de luz. 
A las 7 ya estaba pedaleando y ponía rumbo a Norseman que estaba a unos 40km.





El ritmo era bueno y mantuve una media de 25km/h. Pronto llegué al pueblo y la verdad es que no había mucho que ver. 













Ubicada a lo largo de la Coolgardie-Esperance HWY, a unos 720km de Perth y 278m sobre el nivel del mar es el comienzo de la Eyre HWY que da paso a la Nullarbor Plain y el último pueblo “grande” (1000 habitantes) de Western Australia antes del estado de South Australia.

Hice algunas compras y deambulé por las calles para hacer un poco de turismo y buscar una fuente. Tras rellenar las botellas de agua salí del pueblo y empecé el otro reto. Norseman es el inicio de la travesía de la Nullarbor Plain, una extensión de tierra plana que se encuentra sobre los acantilados de la Great Australian Bight y delimitando al norte con el desierto de Victoria.
Esta línea costera de acantilados es la mayor del mundo y a vista de pájaro esto es lo que se ve.





Unos 1200km separan Norseman del siguiente pueblo, Ceduna y entre medio sólo encontramos las conocidas RoadHouse, que son áreas de servicio donde puedes parar a comer, dormir etc.
La Eyre HWY es la carretera que une estos dos pueblos. Una de sus peculiaridades es que al cruzar la Nullarbor ya puedo decir que he cruzado la recta más larga de Australia de 147.7km. Es un tramo entre la Roudhouse de Balladonia y la de Caiguna y no creais que finaliza con la continuación de un tramo revirado no, hay una minúscula variación en forma de curva y a seguir por una recta larguísima de nuevo.

Me ponía en marcha y primeras advertencias y carteles marcando las distancias







Al inicio hay partes en que la carretera es bastante ondulada y se hace muy duro pedalear pero luego cambia y se hace más llevadero en cuanto a dureza del terreno se refiere por que la motivación psicológica cae de un modo directamente proporcional a la pesadez y longitud de esas rectas infinitas.

Esta sería de las últimas montañitas que vería en muchos km.





Es bastante típico ver kangaroos muertos en los arcenes. No hace falta ni que los veas por que muchas veces el hedor que desprenden sus cuerpos en estado de descomposición es más que suficiente para saber que hay uno cerca.





Los toboganes que iba superando me dejaban las piernas perjudicadas y encima, el esperado viento a favor no hacía acto de presencia. Leí que en épocas de invierno el viento sopla de oeste a este pero no se por que la mayoría de días soplaba de nordeste a sudoeste con lo que me cansaba muchísimo y avanzaba poco.

Quería llegar a Balladonia que es la primera roadhouse y estaba siendo una tortura. Mi cabeza no paraba de pedirme una coca-cola bien fría y los km pasaban lentamente. Unas señales pequeñas de color verde te van descontanto los km de 10 en 10 marcando las iniciales del lugar…BA180…BA170.

Finalmente y completamente a oscuras conseguía llegar. Habían caído 239km a una media de 24.45km/h. Las piernas las llevaba bien pero la cabeza me la estaba jugando.



No tenía nada de ganas de montar la tienda, estaba destrozado así que pagué por dormir en una de las cabinas que tenían allí. No son gran cosa, de echo, una cama, un pupitre y para de contar pero simplemente eso en el estado en el que llegaba era perfecto.
Al día siguiente madrugón de nuevo y a seguir pedaleando. El tema del viento empezaba a ser desesperante y encima la carretera parece que siempre vaya picando hacia arriba.
La próxima parada debía ser Caiguna o quedar cerca. Me separaban 183km y la recta más larga de Australia.



Es casi como ir de BCN a Puigcerdà en línea recta. La vista nunca alcanza a ver el final pero desde el cielo se distingue perfectamente y es utilizada de pista de aterrizaje



Pasan muchas horas sin ver a nadie…







Da tiempo para todo y hasta me quedaba sentado en mitad de la carretera un buen rato simplemente pensando y de nuevo tratando de creerme donde estaba. Menuda sensación la de estar allí sólo…IMPRESIONANTE!!!
Seguro que pensareis que menuda tontería la de quedarte allí sentado en mitad de la carretera sin hacer nada...pues yo era una de las cosas que más ganas tenía de hacer en este viaje. Sentarme allí en mitad de la nada, escuchar el silencio y sentirme infinitamente pequeño entre semejante extensión de terreno. Sin duda alguna, de los mejores recuerdos que me traje conmigo.



Viendo que igual se me echa la noche encima de nuevo, me puse el chaleco reflectante.



Conseguí llegar pero muy enfadado. La rueda el carro se desinflaba continuamente. Era evidente que tenía algo dentro pero no conseguía encontrar nada.
Como estaba muy cansado, dejé la rueda y enseguida me fui a dormir, ya la repararía a la mañana siguiente.

Aquí pude plantar la tienda detrás de un depósito de agua de lluvia y pasé una noche fría pero tranquila.



Sinceramente se me estaba haciendo muy duro, más que por lo físico es la cabeza la que te pone contra las cuerdas. Hiciste ayer casi 200km y hoy tocan otros tantos y sin embargo el paisaje es exactamente el mismo y al día siguiente será lo mismo. Te sientes un poco como ese ratón enjauldo que mata las horas haciendo girar esa rueda absurda y que por más rápido que quiera ir jamás se moverá del sitio y continuará viendo a cada momento el mismo decorado.
Por lo físico se van sumando problemas como las tendinitis en del codo derecho y la del tobillo izquierdo. Ésta en concreto me estaba matando. Cada pedalada que daba era como si me clavaran un cuchillo y empezaba a preocuparme cada vez más.

Otro día más y unos cuantos km menos. Iba hacia Madura y de buena mañana el sol ya se mostraba así de espléndido.





Desde que había salido por la mañana que no me había cruzado con nadie. De pronto me adelantó una caravana y a unos cuantos metros más adelante se detuvo en el arcén. Era Kevin, un jubilado de Victoria que estaba viajando como yo y sólo quería ofrecerme agua o comida.



Es increíble la cantidad de gente mayor que viaja por aquí con sus caravanas. He conocido matrimonios que llevan 5 años viajando alrededor de Australia, son auténticos nómadas. Cuando les llega la hora de retirarse, muchos venden sus casas, compran una caravana y ala, a viajar.

Tras la charla a seguir pedaleando. En la foto no se aprecia muy bien pero de todos modos os muestro el mini panel portátil que llevaba para ir cargando las baterías de los diferentes dispositivos que llevaba (Ipod, móvil, cámara…).



Hubo varios días que me quedé sin música y la verdad que se hacía mucho más pesado. Principalmente por que siempre soplaba viento y claro, tantas horas con ese zumbido ensordecedor penetrando constantemente en tu cabeza te provoca, inconscientemente, un estado anímico de bajón. A ratos me hablaba a mi mismo, al viento o a mi propia sombra que venía a verme pasado el medio día. Al viento le comentaba sobre la ruta, que me lo estaba poniendo difícil y le preguntaba que cuando iba a parar jejeje. Ahora me río pero de verdad que había momentos duros duros.
Aprendes a sobreponerte y a hacer de tus enemigos, compañeros de ruta. Realmente todo el poder está en la mente, si tu cabeza te dice que puede…puedes con todo.

De vez en cuando te podías distraer con un poco de arte jeje.









No me preguntéis por qué hace eso la gente ya que no tengo ni la más remota idea. Lo cierto es que hay unos cuantos árboles decorados así y los hay como veis de varios modelos jeje desde el de los zapatos hasta otros con ropa interior.

El sol apretaba mucho pero ya quedaban poquitas horas de luz. Sin darme cuenta estaba alcanzando la loma del altiplano Hampton.



Tremendas las vistas desde arriba y exagerado lo pequeñísimo que te sientes ante tanta inmensidad.









Ya estaba en Madura, otra de las Roadhouse.



Llegué con el tiempo justo para montar la tienda y estirar un poco por que pronto se hizo de noche. Estaba contento pero muy dolorido. El tobillo me estaba matando y el codo empezaba a ser más que una simple molestia. Utilicé una de esas bolsas de hielo que llevaba en el botiquín pero de poco me sirvió.

Recuerdo que pasé mucho frío esa noche. Estaba bien protegido en una zona que es un poco boscosa pero de todos modos el aire que se colaba era frío y por muy abrigado que estuviese seguía sin poder entrar en calor.

A la mañana siguiente me levanté muy desanimado, andaba un poco cojo y había pasado mala noche. No obstante trataba de ser optimista todo el tiempo. Pensaba que el dolor ya se iría tras pedalear una horita, y del viento frío que golpeaba mi cara decía que era una señal que me hacía sentr más vivo.

Me costaba avanzar, el viento venía totalmente de cara y apurado, conseguía mantenerme por encima de los 23km/h.



En algunas carreteras se que ponen esto para evitar el paso de ganado pero aquí no se la utilidad que tiene puesto que no hay alambradas a banda y banda de la carretera con lo que los animales pueden ir por donde quieran.



Otra cosa curiosa es que aún estando a más de 200km de la costa, el arcén estaba lleno de caracolas y restos de almejas. Ya se que todo desierto ha sido antes un mar pero no deja de chocarme.



De vez en cuando ves estas enormes águilas posadas en un árbol cercano al asfalto. Eso es señal de que hay algún animal por allí muerto y que simplemente están esperando que pases de largo para bajar a comer asegurándose de que no van a ser molestadas.



O puede ser que hayan visto algún animal despistado como este lagarto conocido como el lagarto de lengua azul y quieran darle caza.





Jeje tanto estar allí con él, aconsejándole que saliera del asfalto por que sino le podían atropellar y al final me convenció él a mi para sentarme un rato más a contemplar el paisaje y ver que si venía alguien a lo lejos tendría tiempo de sobra para apartarse jejeje





Una mini parada a la hora de comer en Mundrabilla y a pensar en si continuaba a o me plantaba allí.





Notición del día!!! Ya estaba abandonando el estado de Western Australia y era algo nuevo y algo a añadir al viaje.



Y que os decía de la gente que se pasa meses y años viajando por el país. Con caravanas así no me extraña jejeje



Al final y tras una horita de relax, salía muy motivado hacia Eucla, el próximo objetivo que estaba a unos 70km. Eran las 3pm con lo que iría justillo de luz pero tampoco me preocupaba, era lo bueno de ir con la casa a cuestas jejeje

Además había encontrado a un colega por la carretera que decía que me acompañaría por lo menos en el día de hoy.



Vamossss!!!!!



Menuda manera de rematarme. Para acabar la etapa y después de más de 8h de pedaleo, subete el repecho que se veía al fondo de la imagen….matadorr!!
Casi se me hacía de noche mientras subía jejeje



Y otro día más montando el chiringuito a oscuras.



Me quedé un poco alejado de la zona de acampada pero me acerqué para utilizar los baños. De camino me crucé con Ron y Joan. Ellos me habían pasado horas antes en la carretera como muchos otros. Era gracioso por que en varias ocasiones me junté con las mismas personas al final del día. La única diferencia es que ellos llegaban 7 o 8 horas antes que yo jeje.
Me invitarón a tomar té con ellos en su caravana así que cuando acabé de asearme y de cenar me fui a pasar un ratito con ellos.



Se me hicieron las once de la noche en un plis plas así que nos despedimos y me marché a mi guarida. Aquí arriba el viento soplaba muy enrabietado y por momentos pensaba que la tienda iba a salir volando. Era una pasada, como si hubiesen puesto una hélice de avión a un metro de la tienda.

Por la mañana me levanté fatal, no había pegado ojo y el tobillo parecía una pelota de fútbol. Estaba cansado pero tenía unas ganas tremendas de acabar con la Nullarbor y cambiar de paisaje así que salí decidido ha hacer el máximo de km que pudiese.

Pasé la Border Village que es como un mini control de aduanas para la gente que entra a Western Australia y yo como salía no me hicieron ni caso.
El terreno era favorable con un poco de bajada y los setos altos paraban el fuerte viento. Desde lo alto hice unas fotos que me alegraron el día…….AGUAAAA!!!!!





Estaba muy cerca de la costa y dentro de poco podría acercarme a ver los acantilados. Fui un pelín desafortunado y no escogí los mejores sitios.







Aunque todo lo bueno se hace esperar…

Primero llegué a la roadhouse de Nullarbor.





Hice una foto a la primera bici que cruzó la Nullarbor en 1962….sin palabras.



Luego me fui caminando a hacerme una foto con esta señal típica.



De pronto me empezaron a silbar y a señalarme con el dedo a unos 50m de mí. No tenía ni idea de que querían hasta que me di cuenta que a lo que señalaban era a un dingo que venía sigiloso por detrás de mí.



Un dingo sería más o menos lo que conocemos aquí por un lobo. Son perros salvajes que normalmente habitan las zonas despobladas pero en ocasiones pueden rondar lugares como este buscando algo de comida. En una de las salidas que hice hace un par de años cuando vivía en Brisbane, fui a la Isla Fraser, la mayor isla de arena del mundo y allí está repleto de carteles advirtiendo de la presencia de estos animales. Ha habido más de alguna desaparición de niños que estaban en la playa jugando con la arena mientras sus padres pescan en la orilla y los dingos han salido de los bosques y….



Bueno pasada la anécdota, volví a coger la bici. A unos pocos km hay un desvío.



Es una zona habilitada para poder ver bien de cerca a las ballenas que con total tranquilidad posan delante de las cámaras. El espectáculo es impresionante. Sólo por el rato que pude estar allí contemplando semejante belleza volvería a empezar de nuevo el viaje. Con cosas así, todo el esfuerzo queda más que recompensado y son por momentos así por los que hice este viaje y también, por qué Australia es tan especial para mí.































Y es aquí donde acaba la escarpada línea de acantilados. Las dunas que se ven al fondo marcan un punto y aparte en la geografía del sur australiano.



Por otro lado estaba contento por que ya me quedaba muy poco para llegar a Ceduna, la travesía de la Nullarbor estaba llegando a su fín.
Llevando un rato pedaleando por la Eyre HWY, me encontré de nuevo con Joan y Ron que estaban parados en el arcén. Paré a saludar y por que también estaba deshecho jeje. Llevaba más de 10h de pedaleo, volvía a soplar mucho viento y el dolor del tobillo era insoportable. Entonces me comentaron que si quería me podían acercar a la entrada de Ceduna. La verdad que no me lo pensé y por que entre otras cosas estos ratos con gente así han sido también de lo más remarcable y encima practicaba mi inglés.

En un periquete estábamos allí. Yo bajé un poco antes por que me hacía ilusión pasar pedaleando por el control de aduanas. Sabía de sobras que a mi no me iban a poner problemas. Simplemente hay una serie de restricciones con la comida y otros artículos.





En poco tiempo la luz ya escaseaba así que me apresuré en buscar un sitio para dormir. La verdad que muchas zonas habilitadas no hay y lo que tenía claro es que no iba a salir del pueblo para acampar por que tenía ya los fusibles fundidos.
De todos modos fui a una zona alejada del centro. Shelby Beach me dio el descanso y el cambio de aires que necesitaba por una noche.







La mente me dió un giro de 180º. Por fin se había acabado la Nullarbor y no me lo creía. Al inicio del viaje tenía unas ganas tremendas de enfrentarme a ella, de empezar ese reto pero reconozco que se hizo muy duro. Por supuesto que la había disfrutado pero también es cierto que hubo momentos en que la monotonía me tenía absorbido por completo. Ahora empezaba una nueva etapa de este viaje.

El día amaneció soleado y parecía que el frío era más soportable. Me dirigía a Streaky Bay por un camino que me recomendó un local para ahorrarme los coches de la carretera principal.







Pero antes pasaría por Smoky Bay donde pararía para comer algo rápido.







Después de darme una vuelta por el paseo de la playa, me acerqué a la única tienda que había para comprar algo de fruta.



Que diferente se veía todo…mar, color verde intenso al margen del asfalto, árboles…el tema animales no cambiaba jeje





Lo de pasar por Streaky Bay ya venía de lejos. En el otro viaje que hice en autocaravana bordeé un trozo de esta costa hasta Elliston. Cerca de allí, en una Taverna de carretera que se llama Sheringa conocí a un marinero que había pescado muchos tiburones. El gran blanco es mi animal preferido y en ese viaje pude verlos bien de cerca metiéndome en una jaula dentro del mar. Buscaba un diente de tiburón y él me comento que en Streaky podría encontrarlos pero ese año no pudimos ir así que esta era una buena oportunidad para pasar a visitar esta villa.





En el centro de información tienen una réplica a tamaño real del tiburón más grande pescado en Australia con caña….5.5m de tiburoncito.



Aún tenía unas horas de luz para buscar sitio para dormir y con un poco de suerte una biblioteca pública para enviar un mail a la familia y amigos.



Vaya sitio de lujo y con playita a 2 pasos. Esto si que es vida.



Hay un sitio habilitado para que los pescadores limpien el pescado y claro, pudiendo rascar algo, los pelícanos hicieron acto de presencia.









Hasta a mi me estaba entrando hambre jeje, y encima comenzaba a oscurecer. Pero este día iba a ser distinto, nada de sobrecitos de pasta. Tocaba darse un homenaje de los buenos y celebrar el haber conseguido superar el reto de la Nullarbor.





Toma premio!!!!!!!





Ese día si que dormí bien jeje
A la mañana siguiente me acerqué al colegio donde me dejaron recargar todo lo que llevaba y utilizar el ordenador. No tenía mucha prisa por salir por que el día estaba feo, lloviznaba y estaba muy tapado. Aún y así, sobre las 10am me puse en marcha.



Esta debía ser una etapa de transición, de descanso activo. En lugar de estar todo el día pedaleando la idea era hacer unos 60km para descansar un poco pero llegué a Poochera y al ver que no había nada continué dirección Minnipa.









A partir de ese momento vería en todos los pueblos estos grandes silos. No sabía para que servían y le pregunté a un hombre que había en la roadhouse de Poochera. Comentó que se hacen servir para almacenar el grano de la canola, que es un grano que se utiliza para hacer aceite, y para guardar otros tipos de grano con el que hacen pienso para ganado. Nunca está de más aprender cosas nuevas.



Después de pasar una noche un poco de piratilla por dormir en el jardín trasero de una casa, vino uno de los días en el que más sufrí encima de la bici. Me había levantado con idea hacer una etapa de 180km para llegar a Port Augusta pero todo se quedó en 100km que me llevaron casi todo el día.
Ningún otro día el viento había soplado con tanta violencia y con tanta constancia. Cada pedalada la daba como si estuviese subiendo un puerto del Pirineo y cada 15-20km me tenía que parar a coger aire por que estaba exhausto.
Incluso cogí este camino por que veía que iba paralelo a la carretera y pensé que iría más protegido



pero al final desistí por que igual era peor el remedio que la enfermedad y sin GPS ni señalización en el camino igual acababa de nuevo en Perth jeje.

Pero como todo esfuerzo tiene su recompensa al final llegué a un pueblo donde paré aburrido de bici y viento.



Lo primero que hice fue darme una vueltecita para buscar un super y comprar algo. Si aquí hay un caprabo en todos lados allí también es fácil encontrar un IGA (mientras se un pueblo de más de 5 casas jeje). El pueblo son 2 calles, un super y un Pub pero más que suficiente para mí.

Viendo lo que soplaba el aire había que buscar un sitio un poco resguardado.



Este fue sin duda el día que más tiempo me llevó montar la tienda. Más me valía clavar bien hasta el fondo las piquetas.
Estaba tan cansado que enseguida me puse a cenar y me quedé tumbado dentro de la tienda. Como estaba cerca de una gasolinera supuse que tendrían lavabos y me acerqué para ver si me podía tomar una duchita.
Allí me encontré con Rod, Pat, Are y Norm, dos matrimonios con una historia en común. Resulta que cada año ellos se organizan sus viajes por separado con las caravanas pero siempre, en una fecha concreta quedan en un punto y finalizan los últimos días de sus viajes juntos.



Pasamos un buen rato juntos, hablando, tomando algo y sobretodo riéndonos muchísimo. Luego yo volví a la tienda a descansar por que ya no me aguantaba.

A medida que iba anocheciendo la cosa se ponía más fea y yo empezaba a preocuparme un poco. Cuando la noche lo cubrió todo de negro, los flashes predecesores de una tormenta empezaron a iluminarlo todo. Salí de la tienda y el espectáculo era sobrecogedor. Cada 2 segundos un fogonazo que encendía las nubes de manera que se descubrían todo tipo de formas extrañas en el cielo. Era muy bonito pero no me gustaba, sabía que en cualquier momento esas nubes empezarían a descargar y lo harían con fuerza.
Refugiado dentro de la tienda yacía tumbado dentro del saco y sin poder dormir. De pronto los primeros truenos. Sonaban con una fuerza bestial, como si la tormenta estuviese dentro de la propia tienda y a continuación las primeras gotas.
Esas gotas que por como sonaban al impactar en la funda de la tienda notabas que eran bien gordas. Y a los pocos segundos la naturaleza mostraba su magnificencia.

Me puse nervioso, estaba realmente asustado, caía un aguacero y además el viento tambaleaba la tienda demasiado. Para colmo empezaron a caer rayos uno detrás de otro y yo metido debajo de un árbol. Por la tarde no tenía pinta de que fuese a llover y me puse allí sólo por el viento. Además tenía la bici cerca y tampoco me hacía gracia.

Aguanté hasta que sobré las 2 de la madrugada, momento en el que me vi forzado a salir por que la tienda estaba prácticamente flotando. Al abrir la cremallera y sacar el pie me día cuenta que lo tenía completamente sumergido y todo lo que había alrededor era agua.

Como estaba más o menos cerca de los lavabos me apresuré a llevar las cosas dando viajes para refugiarme bajo el saliente del techo. Estaba helado y continuaba nervioso.
Esos lavabos eran de una zona habilitada para caravanas que había detrás la gasolinera.
Tuve la gran suerte de que Norm fue al lavabo al ratito de estar yo allí y me ofreció poner la tienda bajo el toldo de su caravana y así lo hice.







Por la mañana tomamos café juntos, bueno a mi me prepararon Milo jejeje, como el colacao y luego nos fuimos a dar una vuelta por el pueblo. Fuimos a ver el Pub.







Y también esta figura enorme de un Galah.



Es otra de las especies endémicas de Australia y esta es de la familia de las cacatúas. Te las encuentras en muchas partes y son bastante escandalosas. Además nunca van solas.

Muy cerca de esta figura hay un cartel que sin yo saberlo, me situó en el mapa





Después de haber estado un rato dando vueltas con el coche volvimos. Empezó a llover de nuevo y por si fuera poco lo que había caído, empezó a granizar. Lo hizo durante unos pocos minutos y luego continuó lloviendo con unas ráfagas de viento bestiales. Soplaba con tal fuerza que tuvimos que retirar el toldo de las caravanas por que sino acabarían rompiéndose. Como la tienda la dejé bien pegada a la caravana y ésta me tapaba de la dirección de donde soplaba el viento, no había peligro a pesar de que se notaba bastante el aire.
Total que este fue mi primer y único día en blanco, nada de bici por un día.

Por la noche cené en la caravana de Norm y luego tomamos café todos juntos.



Sería nuestra despedida ya que al día siguiente yo iba a salir a pedalear si o si aunque las previsiones no eran buenas. Norm es animador de fiestas y cantante de country y como se lo pasó tan bien y le caí de coña, me regaló 2CD’s suyos con dedicatoria y todo jeje, que majo.
Fue un cachondeo, todos allí cantando el Waltzing Matilda, que allí es como un himno. Es la canción folclórica más conocida de Australia. Waltzing Matilda cuenta la historia de un vagabundo que acampa una noche al lado de una laguna (billabong), mientras toma un té. Una oveja (jumbuck en coloquial australiano) se acerca a beber agua y un vagabundo la roba para alimentarse. Un terrateniente se da cuenta y llama a tres policías para que arresten al vagabundo. Éste, antes de ser arrestado por el robo de una oveja, prefiere saltar al agua y morir ahogado. La canción termina contando que el fantasma del vagabundo puede oírse cantando una canción que invita a los viajeros a bailar el vals con él, es decir, a salir a los caminos con el vagabundo.
Se considera tradicionalmente como una canción que celebra el desafío de la gente pobre frente al poder de los ricos y del estado autoritario que protege los derechos de los ricos contra los derechos de los pobres.
Bueno Norm iba con una copa de más jeje. Haciendo el tonto conmigo se fue al suelo y se dió un viaje en la cabeza que no veas pero no paraba de reir. Cuando se metió en la caravana se escuchó un golpe…se cayó de nuevo y rompió la mesa jeje, menudo campeón jeje.

Al día siguiente ma levanté dispuesto a salir a pedalear. Había conseguido dormir gracias a todo el cansancio acumulado y lo que no sabía es que había dormido acompañado toda la noche.

2 de estas durmieron conmigo y menos mal que se portaron bien jeje.



Luego me dijeron que no eran venenosas, que sólo se alimentan de hormigas pero si te muerden te acuerdas de ellas por lo menos 3 días. Además eran grandes de narices. Una estaba en el petate y la otra la encontré debajo del saco. Aún no se como se me pudieron colar dentro con lo que controlaba el tema de no dejar nunca la cremallera abierta.

Y aparte de las arañitas, pues mirar que lo del tema del agua que caía era como para preocuparse. Yo había acampado detrás de esos árboles…



No era normal el tiempo que estaba haciendo. Tanto frío, tanta lluvia, y de manera tan violenta. Por la mañana mientras nos despedíamos escuchábamos la radio y en esa zona la tormenta eléctrica había dejado registrados más de 3000 rayos. En Victoria hubo muchas zonas anegadas y es que no era ninguna tontería.
Luego pensé en que tuve suerte de haber sufrido tanto pedaleando con el día de viento por que igual si hubiese continuado y me hubiese plantado en mitad de la nada como otros días seguro lo hubiese pasado peor.
Pero bueno ya no importaba, ya estaba otra vez encima de la bici, lloviznaba un poco pero yo seguía entero y con ganas, aunque pocas, de seguir.

Hice una breve visita a Iron Knob, un pequeño pueblo minero.





Si aquí te puedes encontrar un Emu cruzando la calle principal jeje.



Estos son los pájaros nativos más grandes de Australia. Pueden hacer 2m de alto y pesar 50kg. Son animales nómadas y recorren grandes distancias en busca de comida. Por eso es fácil encontrartelos en mitad de la nada del outback.



Lavabos



Zona para comer algo.



Las minas vistas desde abajo.



Seguro que con lo que había caído, estos depósitos de agua de lluvia estarían llenos.



Los del tiempo aquí se equivocan muy poco.



Ya estaba cerca de Port Augusta y de las montañas que luego debería cruzar.



Esta es la cordillera montañosa más larga de la Australia meridional y empieza aproximadamente a unos 200km del noroeste de Adelaida.



Port Augusta fue un trámite, un visto y no visto. Ya había estado aquí y simplemente pasé de largo mientras recordaba donde había dormido con la autocaravana. La única parada que hice fue en el centro de información para coger un diploma de esos que dicen que has superado la Nullarbor aunque no deja de ser un souvenir.

El cielo parecía enfadado pero yo por el contrario estaba contento, venía una zona de montaña y ya tenía ganas de cambiar de paisaje.





Y más viendo este verde tan intenso. Me recordaba a los montes de la costa cantábrica.





Al pasar esta zona llegué al pueblo de Willmington donde busqué sitio para pasar la noche. El día iba empeorando y el viento comenzaba de nuevo a dar miedo así que me dejé de tonterías y busqué un buen sitio. Además llevaba 190km y mucho sueño acumulado de los días anteriores.



Bajo este cobertizo estaría bien y por supuesto mucho más tranquilo. Sólo de ver como se reotorcían los áboles…



Aquí me pude dar una ducha caliente y incluso cenar en una mesa jeje.
Al día siguiente a las 6am estaba en pie y recogiéndolo todo rápido ya que el tiempo parecía ser que estaba dando una tregua de lluvia. El viento seguía soplando pero ahora lo hacía a favor y que barbaridad como cambian así las cosas.

Me dirigía a Orroroo con un ritmo muy bueno y dejando atrás Port Agusta y las montañas.









Imagino que a pesar de todo, el día en blanco de Kimba se notaba en la piernas y los dolores que tenía siguían ahí pero dejaban trabajar.



Iba fenomenal, algo más de 90km y media de 28 así que si continuaba así podía avanzar bastante. De momento el siguiente punto, Peterborough.



Viajaban como yo jeje, moto y carrito



El centro de información bien curioso





Después de una parada técnica para comer algo i darme una vuelta por el pueblo seguí hacia Yunta.
El paisaje empezaba a cobrar el mismo aspecto que en la zona desértica de la Nullarbor.





Al menos aquí pasaba el tren cerca.







El viento ayudó durante todo el día y eso hizo que quisiera aprovechar al máximo. Quedaban 43km a Manna Hill y eran las 15:20. Me sentía bien y el tiempo acompañaba así que sino pasaba nada tenía un margen de 2h para llegar.

De por medio una de esas zonas con señales que indican que estas carreteras están sujetas a inundaciones lo cual quiere decir que con lluvias fuertes de las que caen aquí pueden ser un, vista y no vista.





Con el viento a favor la carretera se hace más llevadera y las piernas funcionaban bien. Pude escuchar música todo el tiempo y eso motiva mucho. Total que entre unas cosas y otras me planté allí a las 16:45 con unos 220km en las piernas.
Antes pude rellenar botellas en la parte trasera de una gasolinera en Yunta con agua de un depósito de lluvia.



Poco que ver en Manna Hill; una estación, un pub y poco más…



Mi despertador…



Planté la tienda detrás del pub para refugiarme un poco del viento y parecía que el que vendía cafés y pasteles era yo jeje







Ya empezaba a oscurecer…





…y el hambre apretaba



La noche fue muy tranquila y muy fría para variar. Por la mañana me levanté muy pronto ya que pude dormir desde las 8pm. Eran las 6am y ya estaba dando pedales y a pesar del frío ya te mueves bajo este sol.





Paso otro pequeño pueblo en mitad de la nada





A mi paso por la carretera ya había visto algún Emu, 2 más. Aunque de lejos, se pusieron a tiro.



Y 2 más



Las rectas y la planicie eran diferentes. El cielo, los arbustos florecidos…era como más agradable.







Y ví algo de moviento por primera vez en ese día



Y primer puerto del día jeje. Este puente en mitad de la llanura me permitía ver un poco más allá. De donde venía y hacia donde iba.



Llegaba a Cockburn y aquí se acababa otro estado.





De este cartel ya hace unos días...



Busquen las 7 diferencias jeje…..vamos





Tras las fotos y la alegría, paré para hacerme un par de sándwiches de nutella y aprovechando que había un pub, entré a comprar una cocacola.
Bárbara me atendió y estuvimos charlando un buen rato. Antes ella vivía en Sydney pero por cosas de la vida lo dejó todo y se vino aquí. Ahora trabaja y lee mientras dedica la mayor parte de su tiempo al pub aunque no pase mucha gente por aquí.



Luego me senté en la terracita a tomar el sol mientras comía.



Cuando quise arrancar se me volteó el carrito y…”Crack”…algo crujió. Se acababa de partir el eje de la rueda trasera, el que soporta el carro. Menos mal que compré uno de recambio y después de desmontarlo y substituirlo pude continuar. El problema fue que la vaina donde asienta el eje quedó doblanda y ahora se movía un poco. No quise probar de enderezarlo por miedo a partirlo por que sino si que se acabo la ruta así que con cuidado pude continuar

Ahora me quedaban casi 50km, unas subidas y unas rectas para plantarme en Broken Hill





Preparense que vienen curvas





Parecía no haber mucha montaña pero la carretera siempre picaba para arriba





Y no se de donde salían pero estaba lleno de cabras jeje



Ya estabamos cerca, este cartel alentador lo decía



Fin de esta etapa



Ya estaba en Broken Hill, la ciudad minera habitada más grande de Australia. Se encuentra a unos 1100km al oeste de Sydney, unos 500km al norte de Adelaide y rodeada de una zona semi-desértica.
Ha sido llamada la Ciudad de Plata, el Oasis del Oeste y la Capital del Outback y es que después de ver los diminutos pueblos por los que he pasado, Broken Hill se me hizo muy grande jeje.

















Busqué un sitio para acampar y me tocó pagar en un caravan park. Me fué de perlas por que después de muchos días hice una lavadora, que ya tocaba y también me di una duchita que me sentó fenomenal.



Me encontré con gente que me había adelantado en carretera durante el día y no paraba de hablar con todo el mundo. Después de dejarlo todo hecho me acerqué a la caravana de una gente que me había comentado de ir a tomar algo con ellos



Estuvimos un buen rato de charreta y enseñándonos fotos de nuestros caminos recorridos. Fue genial, parecía ser uno más del grupo a pesar de llevar allí sentado con ellos un rato. Unos eran de Canberra, otros de Tamworth, otros de Brisbane y se juntaban para viajar una vez al año. Aprovechando que uno de ellos se puso a reparar una estantería, le pedí por favor un poco de cola para arreglar las gafas que un magpie me había partido tirándose en plan camicace a por mi.

Cuando les comentaba la ruta que seguía me advirtieron sobre no parar en un pueblo en el que quería hacer noche. Se trataba de Wilcannia, un pueblo donde la mayoría de gente que vive son aborigenes. La historia de esta gente es muy triste pero es así. Después de que prácticamente el hombre blanco acabara con ellos, ahora el gobierno les paga un sueldo y ellos no saben administarlo además de que la gran mayoría no trabajan, gastan sus pequeños ingresos en alcohol y el resultado de eso os lo podeis imaginar. He podido hablar con algunos de ellos y no me han parecido para nada peligrosos pero si que es cierto que la gente te recomienda evitarlos.

Hace 2 años en Katherine, en el territorio del norte, pude hablar con una familia y me fue de lo más agradable pero no todos son así y sobre Wilcannia, no era el primer grupo de personas que me advertía y me recomendaba no parar.

Bueno después de la charreta y de los consejos me fui a dormir que tenía que descansar. Aún era pronto y mientras me cepillaba los dientes en el lavabo iba pensando que hacer al día siguiente. Me dijeron ojito si acampaba cerca del pueblo, que mejor que buscara rápidamente alojamiento y que si podía, pasara de largo.
Total que decidí levantarme muy pronto para apretar todo lo que pudiese. Como me acosté pronto y pude descansar me levanté también muy pronto y salí de noche….menuda sensación más guapa y al mismo tiempo reconozco que me dió respeto eso de estar pedaleando en mitad de esa gran planicie sin más luz que la de mi discreta linterna que llevaba collada en el manillar y por supuesto la de la luna que se dejaba ver de vez en cuando entre las finas nubes que cubrían en ese momento el cielo.

La noche anterior dejé las baterias cargando pero cometí un error. Aquí todos los enchufes llevan un interruptor de seguridad para hacer uso de la corriente y dejé las baterías enchufadas pero con el interruptor en off así que no se cargó nada…que desastre.

Pero no todo iba a ser malo, el madrugón me sirvió por que ese día estaba soplando el viento con mucha fuerza y a favor todo el tiempo. Que gozada!!! Había que aprovechar y vaya si lo hice. Pasé Wilcannia y de largo consiguiendo hacer la que, hasta el momento, fue la etapa más larga del viaje de 330km...Vamosss!!!
Además las piernas cada vez funcionaban mejor, parece que era cierto eso que mucha gente me decía “el inicio de los viajes es lo peor y los primeros días cuestan pero luego vas como una moto y las piernas las sientes fortísimas”.
Las piernas bien pero el resto del cuerpo me pedía dormir y planté la tienda cerca de Noona después de algo más de 10h de pedaleo.





Cada día me volvía más impaciente y es que tenía unas ganas tremendas de salir de esta zona y empezar a ver algo distinto. La gente de Broken Hill me describió un poco como era lo que me venía por delante y tenía ganas de ver ese cambio que me comentaban.
Y tantas ganas de cambio sumado al miedo que me metieron en el pueblo con lo de Wilcannia hizo que en esos 2 días hiciera los km de 3-4días jeje.
De nuevo marqué la etapa más larga con 350km y es que todo empuja a conseguirlo. En esta zona no hay cosas que ver cada 5’ con lo que no paras. Vas solo y tú mismo te marcas cuando parar a comer y si vas bien vas tirando sin darte cuenta. La carretera era completamente plana y sopló, por segundo día consecutivo, un viento fortísimo a favor que hizo que rozara la media de los 30km/h en casi 12h encima de la bici.

Aquí hice una breve parada para comer un par de mis famosos sandwiches jeje



En Nyngan paré para comprar algo y de paso pedir que me dejaran recargar la cámara y el Ipod mientras comía.



Podría haberme quedado en ese pueblo pero iba encendidísimo y no se que me pasaba que cada vez estaba más impaciente y me marcaba llegar un poquito más lejos cada día. Era una manera de disfrutar de mi viaje, ver paisaje sin pararme en los pueblos y aprovechar las horas de luz al máximo.

Iba dirección Warren…





El esfuerzo estaba siendo terrible pero al mismo tiempo me sentía bien y estaba haciendo una contrareloj compitiendo contra el sol y conmigo mismo jeje.



Ya empezaba a anochecer y yo seguía pedaleando jeje. Las nubes amenazaban con descargar y en Warren ya me habían dicho que al día siguiente llovería seguro así que necesitaba encontrar un sitio a cubierto.
Este era perfecto!!!

Esta caseta estaba cerca de un motel llamado Collie. Pregunté si me podía quedar allí y me dijeron que no había problema. Por la noche me acerqué a prepararme la cena a las mesas que había fuera del motel para no gastar luz. La noche era fría y allí no había nadie. Mientras cenaba y escribía un poco, Marian, la dueña del motel, salió y me ofreció cenar dentro ya que hacía mucho frío. Entré y compartí mesa con Masi jeje,







Y no todo quedó ahí, después de cenar Marian me comentó que ellos tenían habitaciones para dormir. Claro y estaba viajando con mi tienda y quería intentar evitar pagar alojamiento ya que ese dinero prefería gastarlo en comida pero ella insistió ofreciéndome alojamiento gratuito. Decía que venía una tormenta, que haría mucho frío por la noche y total, no había nadie en las habitaciones así que mejor que me quedará en una de ellas ya que le sabía mal dejarme allí fuera.
Una vez más un detallazo de la gente que me fui encontrando y a los que les estoy enormemente agradecido.

Después de tantas noches durmiendo en la tienda, esta habitación era como una suit de un hotel de 5 estrellas



Toda la habitación para mí, dormiría calentito sin ruidos de viento y encima sin el inconveniente de la tormenta que estaba de camino.
Parecía que esto era un premio a los dos días que llevaba de brevets caseras jeje. Estaba destrozado pero con el ánimo por las nubes ya que por fín salía de la zona desolada para empezar a ver cosas nuevas y hacer zona de montaña que sabía que sería muy duro pero seguro que tendría su encanto.

Se cumplieron los pronósticos y la mañana siguiente se levantó empapada. Ni un solo rayo de sol entre tanta nube densa y el gris era el color dominante. Me separaban unos 40km de Gilgandra y serían los únicos que haría en ese día ya que fueron casi 2h bajo la lluvia y acabé harto. 
Un kangaroo cruzó la carretera a pocos metros de mí y lo pude grabar con la cámara y luego unas cuantas vacas jugaban conmigo mentras iba dando pedales. Corrían a mi lado en fila india y una detrás de la otra para luego pararse de nuevo una al lado de la otra y mientras me miraban como si me estuviesen haciendo el pasillo típico de los fútbolistas. Fue graciosísimo y me dejó un poco parado, nunca había visto algo igual.

Al llegar a Gilgandra busqué un lavabo para cambiarme la camiseta y el mallot por que estaba empapado El impermeable hace algo pero despuésde casi 2h….



Los malos de la pelí llegaron antes que yo jeje





Iba en busca del centro de información para ver si había algo interesante para ver, buscar un sitio para plantar la tienda y preguntar por la biblioteca pública. 



Estaba helado y lo peor es que las botas estaban empapadas y viendo el día sería imposible tenerlas secas para el siguiente.

Conseguí meterme en un jardín abierto que tenía un cobertizo perfecto para mi tienda



Otra noche más sin agua y protegido del viento. Era hora de ponerse las bambas e ir a hacer algo de compra para la cena. Estaba claro que habiendo un super por allí y después de las palizas que llevaba encima no iba a comer otro sobrecito de pasta jeje. Fui a la pollería y me encargué un pollo a l’ast para mí solito jeje.
Dejé todo en la tienda, aquí no me preocupaba ya que nadie toca nada y me fui a la biblioteca para enviar unos mails a la familia y amigos..
Pude estar un buen rato y echar un vistazo a la meteo para el siguiente día. No tendría un día radiante de sol en la zona pero con un poco de suerte me libraría del agua.

La noche se me hizo larguísima gracias a una gotera que había en el techo de aluminio. Me tocó levantarme un par de veces para mirar de solventar el problema ya que era más sencillo eso que mover toda la parafernalia a otro sitio.
Salí de nuevo de la tienda a las 6am pero llovía demasiado así que esperé un ratito estirando en la tienda.
Al rato paró y empecé a recoger la tienda pero como no se cortaba el grifo definitivamente salí sobre las 9am y con la calma.
Mi idea era llegar a Coonabarabran, unos 92km más al noreste. El paisaje es muy bonito pero la carretera es un continuo sube baja que se hace muy duro.







Por delante me quedaban varios días así con lo que había que tomarselo con calma.



De todos modos, a pesar de lo que costaba, pedaleaba con otra actitud. El nuevo escenario me gustaba más y anímicamente me sentía con fuerzas y cuando la cabeza te dice que tires….vas hacia delante como sea.





Como había salido tarde y había costado tanto llegar, por aquel día ya era suficiente. Con las vueltas que di por el pueblo para buscar sitio y demás, me salieron algo más de 100km. Había sido un día duro y las piernas pedían clemencia.

Busqué el centro de información para preguntar por el tiempo y una zona de acampada libre. Después de estar un rato hablando con la mujer de allí me fui al super a comprar algo y luego a plantar la tienda.



En el día de hoy había batido un record. Velocidad máxima del viaje…81.9km/h y con el carrito jejejeje, ahora eso si, no lo haría más jeje, pasé un miedo… me lancé por una de esas mega cuestas sin frenar y luego no había narices a hacer otra cosa que no fuese mantener el manillar firme y aguantar. Los fabricantes del carro recomiendan no pasar de 40km/h y a mi se me fue de las manos jeje. Con tanto terreno ondulado, vas todo el tiempo con cambios muy bruscos de velocidad. Pasas de bajar a 67km/h a subir a 10km/h en segundos y así continuamente. Lo cierto es que si bajas así de rápido y encuentras algún agujero, piedra o lo que sea en mitad de la carretera…sujeta bien el manillar y reza por que no puedes esquivar estos imprevistos como si fueses con tu bici normal y al más mínimo movimiento a tanta velocidad se mueve todo demasiado.

Bueno este sería mi hogar por esa noche. Era perfecto, con techo de nuevo, apartado del ruido y gratis. Antes de este encontré otro sitio muy chulo pero no me di cuenta que era un trozo de jardín de un club de tenis, la parte trasera, y después de tener la tienda montada tuve que deshacerlo todo y moverme a otro sitio.





Vaya mesa para cenar eeee



Mientras estaba por allí vi un chico que llevaba un equidna en sus manos



Estuvimos un rato hablando y me explicaba que se lo había encontrado debajo de su casa y que lo iba a soltar a la montaña. Le pregunté si le importaba que fuese con él y como me dijo que no, pues allí lo dejé todo y nos fuimos a soltar al animalillo.





Allí mismo se enroscó y cabó un agujero en el que posiblemente pasaría la noche.

Mi noche fue tranquila. Se esperaba tormenta pero quedó todo en 4 gotas. Por la mañana me puse pronto a pedalear por que el día iba a ser largo y duro…









Ya me lo había advertido mucha gente que no sería fácil cruzar por esta zona. Me encontraría con subidas con mucho % de escándalo y muchos km así pero bueno, también era un atractivo añadido a la ruta. Había que cruzar la Great Dividing Range (Gran Cordillera Divisoria) y no iba a ser un simple trámite.

La Gran Cordillera Divisoria es la cadena de montañas más importante de Australia. Esta se extiende por más de 3500 km, desde el extremo noreste de Queensland, a lo largo de toda la costa oriental atravesando Nueva Gales del Sur, y el estado de Victoria más al sur, hasta el extremo sur del continente, donde tuerce hacia el oeste y finaliza en la inmensa planicie central en los Montes Grampianos, en el estado de Victoria.

Parecía que los km pasaban más lentamente, de hecho no sólo me lo parecía, era una realidad a consecuencia de la exigencía del terreno pero bueno era parte del reto y la motivación por superarlo era mayor que el sufrimiento acusado de tantos km y tantas subidas desquiciantes.

Aunque de vez en cuando el terreno era favorable y era una auténtica gozada pedalear sintiendo la brisa fresca en la cara de una tierra que me encanta y también sintiéndome tan libre, sin horarios, sin prisas y disfrutando de lo que me reodeaba.





Y llegabamos a Gunnedah, tierra de Koalas…







…y donde a nosotros, los ciclistas también nos tienen bien considerados jeje



Gunnedah está situada en el centro del Valle de Namoi y está a tan solo 440km de Sydney. Es una zona que ofrece una gran calidad de vida y donde se puede disfrutar de mucha zona verde a lo largo de todo el condado que cuenta con 5000km cuadrados de extensión.

Sería pues, parada obligada para dar una vuelta tranquilamente por sus calles y para reponer un poco de fuerzas. Era la 1pm y llevaba 110km pero para llegar a tamworth que era el objetivo del día aún tenía que recorrer unos 80 más.
Justo antes de llegar me pasaron un par de cosas, una divertida y otra no tanto. La que no lo fue tanto tuvo que ver con la cámara de fotos y es que bajando por la carretera a unos 65-70km/h se giró la funda de la cámara, que la llevaba en el manillar y se abrió el velcro con lo que la camará se fue al suelo. Lo bueno fue que me enteré por que al impactar con el suelo la cámara salió disparada hacia arriba y no me pego en la cara por muy poco. Por suerte la pude recuperar y como una campeona siguió haciendo fotos pero si que es cierto que a veces el enfoque ya no lo hace del todo bien jeje.

Y lo divertido fue que al cabo de unos 5 minutos de que me pasara esto y en otra bajada en la que iba rapidito se me cruzo una especie de jabalí muy raro por la carretera y de un tamaño considerable. Era muy raro por que para mi era un jabalí pero tenía el pelo como amarillo a topos negros…nunca había visto algo así, o era un jabalí fashion o era primo hermano del marsupilami, el de los dibujos animados jeje. La cosa es que me dio por pensar todas estas tonterías y no veas las risas que me eché yo solo mientras pedaleaba.

Bueno una vez que ya paré a comprar en un super, estuve un rato hablando con John, un hombre de allí que estaba fascinado con el carro. Era ciclista y llevaba mucho tiempo pensando en viajar por Australia y buscaba un modo de cargar con los bultos comodamente. La charla fue muy agradable y después de un rato me comentó que para cuando saliera del super me acercará a la paradeta que tenía montada de bocatas para seguir hablando mientras me invitaba a comer algo.



Un rato genial y un descanso merecido pero había que continuar.



Los km restantes a Tamworth no fueron tan duros. El haber repuesto fuerzas se notó y también estaba muy animado así que conseguí llegar y cumplir con el objetivo del día. De por medio carretera y mucho paisaje verde.



Un montón de cotorras que le ponían melodía al día…





Y por fín…



Al llegar llevaba un subidón bestial. Estaba que me subía por las paredes de contento. Llevaba varios días un poco cabizbajo por varias razones y por primera vez volvía a estar tan contento. Además este era un punto muy importante del mapa, ya tenía Brisbane a tiro y mi aventura estaba llegando a su fin pese a que me quedaban unos cuantos km y de los más duros.

200km de etapa y 8h de pedaleo a través de una zona realmente complicada, ese era otro motivo por el que estaba tan contento.
Vuelta al super para comprar un poco. Atrás quedó aquello de no encontrar nada por el camino para reponer. Me di un paseo por el pueblo y busqué un sitio para pasar la noche.

Tamworth es muy conocida por ser la capital de la música country en Australia y se celebra un festival de música muy popular a finales de enero y que es el segundo mayor del mundo.
Está situada a mitad de camino de Brisbane y Sydney. Esto me creó un poco de duda porque como iba muy bien de tiempo se me pasó por la cabeza bajar primero a Sydney y luego hacer todo el tramo de costa que separa Sydney de Brisbane pero no tenía ganas de encontrarme con el follón de coches y también tenía muchas ganas de llegar a Brisbane para descansar y estar con mis amigos así que la duda me duro poco.

Mientras daba vueltas vi esto…



…estuve apunto de meterme para soltar piernas jejejeje.

A unos 4-5km se encuentra el mirador de Oxley, el Tibidabo de aquí y pensé que sería un sitio interesante para pasar la noche y poder ver el amanecer desde lo alto de la montaña pero varias personas me lo desaconsejaron por que era sábado y mucha gente subía allí a beber y demás e igual me encontraba con algún gracioso que me pudiera dar algún problema.
Pasé a preguntar por 2 o 3 sitios y a cual más caro, por tan solo plantar la tienda me cobraban 27$ así que me alejé del centro y subí por una urbanización hasta que encontré una zona plana con césped. Se me hizo de noche pedaleando para arriba y para abajo así que enseguida que acabé de cenar me puse a dormir.
La noche muy tranquila y el comienzo de la mañana muy ruidosa. Me había colocado muy cerca de un árbol que estaba lleno de cotorras y menuda serenata a las 5am.
Sin darme cuenta, ya que llegaba de noche, me metí de nuevo en un jardín privado jeje, es lo que tiene no tener berjas en las casa y como aquí no tienen problemas de espacio.

John me comentó que a partir de aquí vendría lo peor. Que para salir de Tamworth debía pasar algunos puertos y que tenían desniveles importantes y la verdad es que no se equivocó.

Salí sobré las 6am y hacía un frío espantoso pero como nada más salir la carretera picaba hacia arriba se disimulaba un poco. Y la prueba del frío de todos estos días, mi labio que no se curaba ni a tiros por más cacao que me pusiera.









Que mal lo pasé en estas rampas. No podía pasar de 6km/h y con el molinillo puesto. Pedaleaba todo el tiempo que podía de pie por que sentado era darle demasiada caña a las rodillas y montones de veces quería poner el pie en el suelo pero imagino que es en esos momentos donde aparece esa vena competitiva con uno mismo que hace que tires para adelante y no pares hasta llegar como mínimo a arriba.





Pero todo lo que sube baja y si no baja llanea jejeje









Paso por el pueblo de Uralla







Ya estaba sólo a 25km de Armidale que sería mi siguiente parada para pernoctar. Llegaría con 111km y sobre las 2pm pero no continuaría ya que tenía ganas de hacer las cosas con calma que ya había corrido bastante el día anterior.











Este parecía un buen sitio para plantar la tienda si no hubiese sido por que al ver mis intenciones, un municipal me advirtió que estaba prohibido.



Este es Michael, del caravan park donde dormí. Un tio muy simpático con el que pasé un buen rato hablando. Le conté un poco lo que estaba haciendo y el luego se lo contaba a todo el que entraba por allí. Cuando después de ducharme le fui a llevar los trastos para recargarlos tenía un corrillo de gente allí y les estaba contando la película a todos jejeje, luego me tocó a mí. Fue muy divertido y enriquecedor el poder compartir mi experiencia y que ellos hiciesen lo propio con las suyas.



La mujer del centro de información me comentó que este era el pueblo situado a mayor altura de Australia, a 1110m sobre el nivel del mar y en la cresta de las montañas. Por estas fechas los termómetros registran temperaturas de hasta -5ºC y durante la noche que yo estuve allí marcó -1ºC.

Michael me comentó un par de sitios que podría ir a ver cuando dejara Armidale y me describió un poco el terreno que tenía por delante. En teoría debía ser favorable ya que salía del punto más alto y me dirigía hacia la costa pero me tocó pasar por zonas muy, pero que muy exigentes.



La primera visita recomendada fue a las Wolomombi Falls, unas cascadas espectaculares que se encuentran en el Parque Nacional de Oxley y unas de las más grandes de Australia.













Aquí pasé un rato sentado mirando y escuchando…valía la pena. Luego salí de este parque para ir a ver otras cataratas. Por el camino estuve de charreta con estos 4 jejeje, les di un poco de hierba y a cambio posaron ante la cámara jeje.









Luego un trayecto corto…





 





Y de nuevo a quedarme embobado con otras cataratas. Las Ebor Falls















Tocaba seguir mi camino dirección Grafton pero estaba un poco confuso ya que en ningún momento vi carteles que me marcaran distancias y para colmo tenía referencias de pueblos por los que no pasé. Mientras yo seguía haciendo km…





Y subiendo rampas…



Y atravesando parques nacionales…









Y puentes con quita miedos a la altura de la cabeza jeje



Empezaba a ir justo de tiempo y pensando en encontrar el pueblo de Clouds Creeck para pernoctar cerca de allí pero debía ser un pueblo fantasma jeje. Yo venga a tirar por que tampoco podía hacer otra cosa pero el pueblo nunca llegaba. Fijaros en las últimas fotos…donde iba a plantar la tienda, era como una selva y muy cerrada sin un solo sitio plano y sin vegetación para acampar.

El día estaba feo sin nada de luz. Pero por aquellas casualidades de la vida, cuando más empezaba a ir justo de luz salí a una zona un poco más abierta y primeros rayos de sol del día…







Al final y ya anocheciendo encontré un sitio estupendo para acampar



Estaba a unos 4k de Nymboida y con la tontería de ir tirando tirando me quedé a tan solo 35km de Grafton. 
Nymboida es conocido por un centro de canoas que esté cerca de donde acampé pero de pueblo nada de nada, pasé un par de casitas, un pub y se acabó.

Estaba cerca del río y pensé en irme a dar un bañito pero en cuanto puse los pies a remojo me di cuenta de eso, que sólo metería los pies jejeje, el agua estaba helada así que nada de bañito.
Por la noche me puse a hacer cuentas y hasta el día ya casi llevaba una media de 180km diarios y sumándolo todo desde Perth 4255km. Me quedé frito con la libreta en la mano y dormí del tirón hasta las 5:25am. Me desperté a causa de una ligera llovizna que se precipitaba encima de mi tienda. La temperatura subió y pude dormir, por segunda vez en lo que llevaba de viaje, con un solo saco.
Como no llovía mucho ni esperé a ver si paraba, arranqué dirección Grafton.

En estos km mis compañeros de viaje… los kangaroos…







El camino mucho más sencillo que el de ayer en su inicio pero de por medio tuve que superar verdaderas paredes. 
Entraba a Grafton y ya tenía claro que no perdería mucho tiempo ya que quería llegar a la costa, necesitaba ver el mar.



Ahora si que se notaba un cambio importante. Mucho coche, vías rápidas, mayor cercanía entre pueblos…Yo a lo mio y después de tanta montaña en los últimos días, en el llano volaba jeje. Aún soplando el viento en contra, éste ya no era un problema después de pasar lo que pasé en la Nullarbor.







Algunos aficionados en la carretera animando jejeje



En Maclean hice una pardita para comer. Los primeros en darme la bienvenida fueron este grupo de zorros voladores, son como los murciélagos que conocemos de aquí pero mucho más grandes.





No se aprecia muy bien, pero estas naranjas eran enormes y la dueña de la fruteria me invitó a tres de ellas y estaban riquísimas.



Es un pueblecito muy bonito asentado a orillas del rio Clarence y que parece gozar de mucha tranquilidad. Tiene un toque de pueblo recién restaurado y si te paseas por el boulevard es como si echaras la vista atrás en el tiempo.
Hay una asociación que se formó en 1986 que trabaja para promover los origenes escoceses de Maclean. El trabajo de este comité a lo largo de todos estos años ha servido para que Maclean tenga un reconocimiento nacional e internacional como “El Pueblo Escocés” de Australia. 











Pasé por Woodburn, otro pueblo en el mapa y me tocó hacer 40km bajo un aguacero importante que me dejó completamente empapado.

Próximo destino Ballina….la señal verde me indicaba que ya sólo me faltaban 50km.
Al final del día casi 200km a algo más de 25 de media.





Iba rodando super bien, cómodo, feliz y disfrutando mucho. Ya estaba llegando a la costa de nuevo y sólo por eso iba con una sonrisa de oreja a oreja.
Ballina, pueblo costero en la desembocadura del rio Richmond y habitat natural de las gambas más grandes del mundo. Mar, playas espectaculares, surf….









Fue lo primero que hice al llegar, irme directo a la playa a sentarme un rato a ver el mar y escuchar el romper de las olas. Aún no había llegado a Brisbane pero ya había de recorrido Australia de costa a costa…era como ya un sueño cumplido y el objetivo de Brisbane lo tenía a tiro de piedra.



Mientras pedaleaba por allí muy tranquilo iba buscando sitio para acampar. Esto ya no era el desierto ni los bosques de los últimos días y no puedes plantar la tienda donde te parezca por que te puedes llevar una buena multa así que había que buscar un sitio escondido o un caravan park. Después de preguntar en varios y ver que eran caritos encontré uno un poco retirado, a unos 8km del pueblo, pero era perfecto, tranquilo y con playita a 50m de la tienda…y que playita!!







Por el caminito que se ve al fondo de la imagen se accedía a la playa. Sería un sitio magnifico para desayunar al día siguiente, menudo lujazo, ojalá lo pudiera hacer todos los días.



Bueno una vez montada la tienda y recogido todo me fuí al pueblo. Hice los 8km con la bici sin carro y sin peso y era incapaz de pedalear de pie jejeje. Acostumbrado a llevar tanto peso si me ponía de pie no podía controlar el manillar, era una sensación rarísima. Pero la gran diferencia era que sin llevar el carro pedaleaba casi sin darme cuanta a 37-38km/h, sin ningún esfuerzo jeje.
La intención era pasar por la pizzeria a darme un homenaje y cenar sentado en algún parque pero no se porqué no había luz en ningún sitio.



Total que con un par de pizzas en la mano iba con la bici corriendo como un loco para que no se me enfriaran y por que ya era de noche y subía los repechos a casi 40km/h jeje. Las pizzas duraron bien poco y luego me fui a la playa a sentarme de nuevo para hacer la digestión antes de irme a dormir y para relajarme un rato. Estaba solo, totalmente solo y lo remarco por que yo no es que sea precisamente el tio más valiente del mundo pero en este viaje no he sentido miedo. Ese miedo que se podría tener por estar acampado sin tener nada ni nadie en 300km a la redonda, de pensar si te puede pasar esto o aquello, de estar como ese día solo en la playa de noche y no era un playa como la de la vila olímpica con gente alrededor y bares a tus espaldas….no se, simplemente me quedaba embobado sin pensar para nada en ello, me emborrachaba de tanta magnificencia y me recordaba a mi mismo lo que estaba haciendo sin acabar de creermelo. Pensaba en mis cosas y trataba de organizar mi mente en un ejercicio de reciclaje interior que de verdad recomiendo a todo el mundo. Experiencias como esta hacen que veas la vida de diferente modo. Por lo menos es lo que me ha pasado a mí.

Tras casi quedarme allí mismo dormido, me levante y me fuí a la tienda pero sólo por un rato. Por la mañana, madrugón y a contemplar el epectáculo mientras me comía algo de fruta y un par de sandwiches de nuevo sentado en la arena de la playa.











Que me decís de tener una playita así cerquita de casa para salir a correr por las mañanas?











El reto ya estaba casi conseguido…



Con la calma luego agarré la bici y a pedalear costa arriba hacia Byron Bay, el lugar deseado por cualquier surfero.







Vaya cambio de escenario, las sensaciones eran totalmente distintas después de haber estado tantas horas pedaleando sin compañía. Ahora compartía asfalto con mucho más tráfico pero tampoco le prestaba mucha atención ya que mantenía la mirada perdida en el azul.

Parada en uno de los miradores.









En mitad de la bahía había ballenas pero mi cámara no llegaba a captarlas bien. Tras la parada continué hacia Byron Bay.



100% Surf











Eiii con una como esta viajé por Nueva Zelanda en 2009







Un sitio para quedarse a vivir…luego una tachuelilla en el camino jeje, había que ir a ver el faro y para ello tocaba subir. Allí me encontré con el primer ciclista del viaje que subía a muy buen ritmo.



Ahora siiii!! Estaba en el punto situado más al este de Australia, el Cabo Byron.





Viendo el faro podría decir que estaba en Grecia jeje





La bici estaba posando arriba eee







A quien no le gustaría tener una casita ahí…



IMPRESIONANTE!!!



Si os fijais bien vereis que no muy lejos de los surfistas había un grupo de unos 20 delfines. Y un poco más mar a dentro tambián había ballenas, increible.







No veas lo que me costó subir estas rampitas jeje



Era pronto así que decidí seguir subiendo por la costa. No tenía ninguna parada planeada así que iría haciendo y pararía donde me apeteciese.
Pedaleaba por una vía rápida. No estaba muy seguro de que estuviese permitido pedalear por ella hasta que vi…



Que poco me quedaba 



Un poco de energía no me vino mal.



Y os presento a Matt. Este surfero que me paró en la carretera para ofrecerme algo de agua y fruta. Hablamos un rato en el arcén, era surrealista, como si te paran en a C-17 y te pones a cascar allí como el que no quiere la cosa jeje.
Total, venía de surfear de Byron Bay e iba a Sothport a casa de un colega y me dijo que si yo llegaba hasta allí tenía casa para dormir, ducharme y lo que hiciera falta….esto no pasa en todos los sitios.



Aún estaba a algo más de 50km de allí. Intercambiamos números de teléfono y cada uno a seguir por su lado.

De camino a Southport 



Bienvenidos a Coolangatta!!! Normalmente la gente de Brisbane pasa sus fines de semana playeros por esta zona.



Típica caseta de socorristas



Con vistas a Surfers Paradise y la Gold Coast, que son destinos turísticos por excelencia de la mayoría de australianos.





A vista de pájaro









Y por estas mismas calles estaba corriendo la Gold Coast Marathon del 2008









Efecto óptico o torre de pisa moderna jeje





Donde casi los rascacielos acarician a la luna.



Punto de encuentro con Matt después de una etapa de casi 150km



Instalándome en casa de Marcos, colega de Matt. El resto, David, Daniel y Luc





La verdad es que me sentía muy agusto a pesar de no estar muy acostumbrado a este tipo de cosas. Me prepararon un batido y conversamos un rato. Era como estar metido en la peli de “Le llamaban Body”, esta gente vivían para el surf y por toda la casa veias cosas relacionadas con ese estilo de vida. Que si el buda, que si escritos en las paredes haciendo reverencias a las olas perfectas, tablas de surf, revistas….dormían en el suelo enfundados con las propias fundas de las tablas de surf, era demasiado jeje.



Cuando se acercaba la hora de cenar fuimos a buscar a Chris, otro colega y luego a un restaurante de comida orgánica con un ambiente muy particular. Era uno más de del grupo, ojalá esto pasara más amenudo y la gente fuese así de buena y confiada.



Pasamos un rato buenísimo y luego a dormir. Por la mñana a eso de las 5am me despertaron. Se iban a coger olas y me invitaban a ir pero yo quería llegar a Brisbane. Me explicaron como cerrar la puerta y allí me dejaron, solo en su casa. Me dejaron un batido preparado y comida por si quería desyunar…no me lo podía creer jeje.

Abandonando la casa de Marcos por la mañana.



Hoy sería el último día de pedaleo antes de llegar a Brisbane y estaba muy nervioso. Además me reecontraría con mi amigo Ash, su mujer Katy y toda la family.

No me había perdido durante más de 4000km y en la última etapa casi me vuelvo loco jeje. No paraba de seguir las indicaciones a Brisbane pero todas me llevaban a la M1 que es la autopista y claro, imposible.

Como estos repechos, cientosssss!!!!



Además preguntaba a la gente y ellos andaban más perdidos que yo jeje. Uno me dijo que me quedaban unos 100km, a los 5 minutos pregunté a otro y me dijo que unas 80 millas y 5 minutos después…



Vamossssss!!!!!! Venga que ya lo tengoooo!!!!

Era para haberme visto, iba llorando y riéndome al mismo tiempo. Lloraba por que estaba tremendamente emocinado de volver a mi “segunda casa” donde había vivido algunos de los mejores momentos de toda mi vida. Después de todo no me creía que estuviese allí y que hubiese conseguido finalizar esta aventura. Yo chillaba, de verdad que lo hacía, estaba loco de contento y el cúmulo de emociones era tal que no me enteraba realmente de lo que estaba haciendo.
No paraba de hablar y recordar. Me movía por allí como Pedro por su casa…no se puede describir con palabras todo lo que sentía.

Ya estaba en Brisbane!!! Esta es es la tercera ciudad más grande de Australia. Es la capital del estado de Queensland, en el noreste del país y tiene aproximadamente dos millones de habitantes. Se encuentra al este de la Gran Cordillera Divisoria, al sureste de la cordillera Taylor y muy cercana a la bahía Moretón.
Brisbane posee un clima húmedo subtropical, con veranos calurosos y húmedos e inviernos templados y con escasa precipitación. Con sus 21ºC de media anuales puedes disfrutar de tu tiempo al aire libre prácticamente todo el año.

Como dió la coincidencia que de entré por la zona próxima donde vivía, lo primero que hice fue ir a “mi casa”



Por aquel entonces era la primera vez que compartía casa y lo hacía a lo grande…con gente de Taiwan, Brasil, Turquia, República Checa y con Pablo, un pamplonica muy enrollado.

Estaba en la zona de Kangaroo Point y lo tenía todo cerca. El trabajo…



La universidad…







Este es el Story Bridge, punto de unión entre Kangaroo Point y Fortitude Valley. La de veces que lo he cruzado…andando, corriendo, pedaleando, conduciendo….











Estas fotos están tomadas desde un parquecito donde solía merendar.





Iba recorriendo las zonas típicas por donde había pasado tantas veces y que tan buenos recuerdos me traían.



El camino flotante del río Brisbane





Luego pasé por el Riverside que es la zona de copas donde hay muchos restaurantes para comer o tomar algo y discotecas para salir de marcha por la noche.
Y si echas la vista atrás 



Y desde lo alto del rock climbing



Y luego a continuar hacia el SouthBank. En el rio no te puedes bañar, primero por que no es muy apetecible y luego por que entre las corrientes y que también se puede colar algún tiburon…yo no me lo creía cuando me lo dijeron hasta que un día ví una aleta. No se de que era pero por si acaso…
Total que para que meterse en el rio teniendo un playa artificial.









Comparen



El casino



Y esto de es de un puesto de sushi, el mejor de la ciudad y donde se forman unas colas considerables





Como que ya estaba cansado, me fui a comer al Mowbray Park, el parque cercano a la universidad donde solíamos hacer BBQ con la gente de la clase. De camino vi el autobus 4x4 con el que fuimos a ver la Isla Fraser, la isla de arena más grande del mundo.





Estaba haciendo tiempo por que a las 4pm Ash salía de dar clases en la universidad y nos veríamos después de 2 años.
Me chocó muchísimo encontrarme con los que fueron mis profesores pero aún me chocó más que se acordaran de mí, aún disfrazado de ciclista y que se acordaran de mi nombre. Por esas clases pasan miles de alumnos y cada lunes entra gente nueva. 
Después de saludos, comentarios y reencuetros por fín vi a Ash, un gran amigo y mejor persona.
Cargamos las cosas en su coche y en el de un compañero suyo y nos fuimos a su casa.



Había muchas cosas que contar pero habría tiempo de sobras. Tocaba organizarlo todo y empezar a caminar jejeje.

Este es el resultado de tantos días de pedaleo aún siendo invierno jejeje

  

Casi 10kg perdidos en 25 días de pedaleo jeje, esto si que es hacer dieta jeje.
Había llegado con tiempo de sobras y tenía casi 2 semanas para estar por allí, recuperar y estar con mis amigos. Como ellos trabajaban yo iba bastante por libre durante el día y luego por la tarde-noche y los fines de semana nos juntabamos para hacer cosas.
Como tampoco es plan de ir detallando todos los días para acabar os pondré algunas fotos de los días que estuve por Brisbane con algún comentario…

Cambio bici por deportes bajo techo jeje




Visita a la uni para contarle a un profe mi ruta. Estos son los despachos de los profes.


Sábado de motocross con los chavalines. Pasamos el primer fin de semana en Toowoomba, un pueblo a casi 200km de Brisbane donde viven los padres de Ash.





Sus padres venden miel en la puerta de casa, coges el tarro y dejas, honestamente, el dinerito.


Raymond, el padre de Ash


Preparando la cena, Nelson esperando por si cae algo jeje


Marilyn, la madre de Ash y su mujer Katy


Acompañando a Ash al trabajo por la mañana. Mucha gente va en bici o trajeados pero con bambas de atletismo andando a buen ritmo. En las puertas de las oficinas puedes ver a las mujeres cambiando bambas por zapatos de tacón jeje


Bicing??


Chinatown



Zona de copas y conciertos en directo…el Valley


La casa en la que estuve trabajando con Grant haciendo unas reformas para sacarme un dinero extra para el viaje a Nueva Zelanda

Rodando por el paseo del rio


Suncorp Stadium, donde juegan los partidos de la liga de Rugby de Queensland



Calles típicas de los suburbios. Sólo con moverte por aquí en bici sin salir de la ciudad ya puede suponer un duro entreno.



Una iglesia


Collserola de Brisbane. A pocos km de la ciudad se encuentra este pulmón llamadao Mount Coot-tha donde se están ubicadas la mayoría de cadenas de televisón. Era mi zona de entreno preferida.


En lo alto hay un mirador con una cafetería para venir y tomar algo mientras disfrutas de las vistas sobre la ciudad. Yo pillé un día un poco nublado







El museo


Vistas desde el Story Bridge hacia Kangarro Point y New Farm



El Mall


Pub clásico


Oficinas vistas desde el otro lado del rio



Cenita en casa de Greg y Cas, hermano y cuñada de Ash


BBQ en un parque cualquiera con la familia y amigos de Ash.. No hay que pagar, todos los parques están provistos de barbacoas eléctricas o de leña. En el primer caso sólo hay que pulsar un botón y en el segundo hacer uso de la leña que se encargan de dejar por las mañanas el personal de mantenimiento de los parques.



Vueltecita por el paseo del rio.









El CBD


Puente del Museo Marítimo


Desde el paseo del Jardín Botánico


Dragón de agua, muy típico verlos por las aceras de cualquier suburbio de la ciudad y en ocasiones en ésta misma.


Riverside


B&W


Story Bridge desde al río


La Koala Hose


La Catedral de St Stephen, otro contraste


Lights on


Bonito contraste




Curiosa discoteca en el Valley


Curiosa eee



Cúpulas de una basílica rusa


Último día de bici


BBQ con carne de Kangaroo de despedida



Se acercaba el final y había que empaquetar




Últimas horas en Brisbane, ya en el aeropuerto


Espero veros en Barcelona


Mientras esperaba me recreé viendo a Gutierrez disputando el mundial que se celebró en la ciudad de Melbourne.


Ya estabamos en el aire por encima de las nubes





Larga espera en el aeropuerto del Prat de Barcelona…donde andará mi bici???


1de Octubre 2010, de vuelta dando pedales desde el aeropuerto por la autovía de Castelldefels



Detalles y Datos:

Inicio ruta desde Perth: 22/8/2010
Llegada a Brisbane: 16/9/2010
Días empleados: 26
Días perdidos por contratiempos: 2
Días totales vuelos incluidos: 43
Km totales: 4679
Km totales pedaleo: 4169 (+400km por Brisbane, +70km por Perth, +30km por BCN)
Horas totales de pedaleo: 160
Media km/día: 163
Media h/día: 6.5
Velocidad Media: 25.4km/h
Velocidad Máxima: 81.9km/h
Max. Horas de pedaleo: 12
Etapa más larga: 350km
Etapa más corta: 40km
Pinchazos: Ninguno en la bici; 1 en el carro
Peso antes del viaje: casi 90kg
Peso al finalizar: 80kg
Peso de todo el material (contando agua y alimentos): entre 50 y 60kg
Datos anecdóticos:
Haber cruzado la recta más larga de Australia: 147.7km
Haber dormido en el pueblo situado a mayor altura de Australia: 1110m
Haber estado en el punto más al este de Australia: Cabo Byron
Estación durante el viaje: Invierno-Primavera
Temperatura mínima: -1ºC (Armidale)
Temperatura máxima: 25ºC (Brisbane)
Litros de agua medios consumidos al día: 6L aprox.
Días dormidos en tienda: todos menos 3
Gasto medio diario: entre $15 y $25 (contándo todas las compras y reparaciones)

Material:





Bicicleta: 

-Modelo Specialized Tricross
-Cubiertas Schwalbe Marathon 700x28
-Manetas, Cambio y Desviador Shimano 2300
-Bielas Sram Truvativ Elita 52/39/30
-Cassete Shimano HG-50 13/26
-Sillín cannondale
-Portabultos Topeak Supertour
-Bolsa manillar Ortlieb + portamapas
-Alforjas Ortlieb Classis traseras (las tuve que dejar por exceso de peso)
-Petate Ferrino
-Caballete (lo quite al 3er día y lo regalé por que no aguantaba el peso)
-Portabidones Topeak Modula
-Pedales shimano DH (con plataforma para tener más apoyo)
-Llantas Alexandris Aero
-Cuenta km Sigma
-Luz delantera y trasera
-Silvato (entre otras cosas, sirve protegerte de los ataques de los Magpie)
-Cadenas antirrobo
-Retovisor (lo compré tras 2 etapas y fue una buena compra)

Remolque:

-Modelo Bob Yak Original
-Bolsa impermeable Bob
-Bander de señalización Bob
-Portabidones Topeak Modula

Herramientas y Recambios:

-Puntera para cambio SP 4020
- 4 Pastillas Ritchey
-Cables de cambio y freno
-5 radios
-Conexión cadena SRAM 9V
-Aceite shimano SH seco 100ml
-Llave de radios Park Triple
-Multiusos Topeak
-Tronchacedenas
-3 Cajas de parches
-4 cámaras para la bici y 2 para el Bob
-Adaptador pitorro fino/gordo
-1 cubierta para la bici y otra para el Bob (ambas Schwalbe Marathon)
-Cadena shimano SH
-Eje para el Bob (el que va en la rueda trasera de la bici)
-3-4 tornillos de cada tipo
-Alicates (universales y de corte)
-Destornillador (desmontable plano/estrella)
-Juego de llaves para quitar el cassete
-Llave inglesa pequeña
-Llave fija pequeña de 10
-Bridas
- 2 rollos de cinta americana y 1 de cinta aislante
-Llaves allen (sólo medidas comunes)
-Mancha de pie (si que es un poco grande pero va muy bien)
-Pulpos (para sujetar la carga del portabultos y del Bob)

Ropa bici:

-2 Mallots manga corta
-2 Culotes cortos
-Mallot manga larga
-Chaqueta Windstopper
-Culote largo
-3 camisetas térmicas manga corta
-Chaleco fino
-Chaleco reflectante
-Perneras
-Manguitos
- Impermeable
-Guantes largos y cortos
-3 pares de calcetines
-Botas (de montaña, más polivalentes)
-Mallas y medias compresivas (para recuperar después de cada etapa)
-Buff
-Gafas de sol easun
-Casco
-Camelback 2L (lo esé muy poco)

Resto material día/día:

-Tienda de Campaña Salewa Micra II
-Saco de dormir Salewa 5ºC + otro que tuve que comprar allí
-Esterilla de huevo
-Esterilla típica (la compré allí para dormir cómodo, se agradece mucho)
-Juego de piquetas de recambio (menos mal que las llevé)
-Luz de dinamo + un frontal
-Libreta y bolígrafo (escribir un diario de ruta entretiene y va bien para recordar)
-Libro de lectura (en mi caso fue un carga innecesaria)
-Almohada mini + otra cortesía de Singpore Airlines (me fue fenomenal)
-Bambas (genial cambiar de calzado tras cada etapa)
-Chancletas (para ducharme)
-3 calzoncillos (durante el viaje no eran necesarios)
-2 pares de calcetines + unos de lana que compré allí para dormir
-1 pantalón corto y un chaleco polar (lo que tenía para andar por la calle)
-Mallas largas de invierno y camiseta térmica manga larga para dormir
-Red para cubrir la cara de moscas y mosquitos
-Crema solar
-Pinzas para tender la ropa (con los pulpos de la bici se improvisa un tenderete)
-Toalla fina, absorbente y de reducido tamaño
-Gorro de lana (lo utilicé casi todas las noches para dormir)
-Silla de camping Oztrail (la compré allí, compensa llevar ese peso extra)
-Utensilios para comer:
-Cacerola de aluminio
-Mango extraible
-2 botellas de gas (sólo gasté 1)
-Adaptador para el fogoncillo
-2 Mecheros y cerillas
-Navaja (muy necesaria, sirve para todo)
-Tenedor y cuchara
-Sobres de té o manzanilla para entrar en calor o si sientes mal estar
-Pastillas de sabor para herbir el agua con un poco de sabor

El tema de la comida no fue mi complicado dado que casi siempre comí lo mismo. Me hice muy amigo de los sobres de pasta deshidratada que los hay para todos los gustos. Fácil y rápidos de cocinar estos platos propocionan la energía necesaria para poder dar pedales todos los días y además no pesan nada con lo que siempre puedes llevar de sobras para no hacer corto. Muy de vez en cuando me di algún capricho pro básicamente la alimentación se basaba en comer sándwiches de nutella o crema de cacahuete (más lo primero), fruta si encontraba en algún sitio y luego pues eso, la pasta y a veces arroz.

Botiquín:

-Vaselina (para rozaduras)
-Antiinflamatorio (en mi casa nebulizador y gel)
-Aspirinas
-Ibuprofeno
-Viscofresh (colirio en caso de que te entre algo en el ojo)
-Tiritas
-Vendas
-Gasas
-Esparadrapo
-Manta térmica de supervivencia
-Pastillas potabilizadoras de agua
-Mascarilla con filtro (por si hubiese cogido alguna tormenta de arena)
-Tijeras
-Bolsas de hielo (son polvos que al agitarlos se convierten en hielo)
-Champú
-Papel higiénico
-Cepillo de dientes y dentífrico
-Toallitas húmedas
-Pomada para picaduras, quemadas…encontré una buena allí
-Jabón de alcohol (higiene mínima en caso de no tener ducha)

Material electrónico y documentación:

-Cámara de fotos compacta digital (cargador + 2 baterias, 12GBde memoria)
-2 Ipod
-Disco duro extraíble (para pasar las fotos en las bibliotecas públicas)
-Cargador solar portátil
-Teléfono móvil (de poco sirve cuando dejas la ciudad)
-Pilas para las luces
-Adaptador corriente
-Pasaporte
-DNI
-Carné de conducir internacional (nunca se sabe)
-Certificado validación entrada al país
-Seguro médico y de accidentes
-Billetes de avión
-2 mapas (por si pierdes o mojas uno)
-Algún libro o documentación de la zona
-Dinero en efectivo y tarjeta

*Todos los documentos, original y fotocopía



Agradecimientos:

En primer lugar a mi familia por haber confiado en mi y haber estado siempre a mi lado. Nunca habrá palabras suficientes de agradeciemiento para mis padres por su paciencia y soporte. A mis amigos por mostrarme siempre su apoyo y por demostrarme que siempre puedo contar con ellos. A mis compañeros de rutas por seguir atentos mis pasos. A Ivan Faure por compartir su experiencia y darme tan valiosos consejos. A toda la gente maravillosa que se ha cruzado en mi camino y con los que he podido compartir algo de tiempo. Durante mi estancia allí, esos momentos compartidos han sido buena parte de la esencia de esta aventura.
En especial a Ash y a toda su familia por lo bien que siempre se han portado conmigo y por hacerme sentir como uno más de la familia.
Y también especialmente a Probike por el soporte ofrecido como patrocinador y por su asesoramiento y su trato cercano (gracias Pere y Javier).